El recorte horario en Religión pone en jaque a 400 maestros

  • La Junta rebaja la asignatura a 45 minutos semanales para el próximo curso Esto supondrá el despido de la mitad de la plantilla o la reducción para todo el colectivo

En los colegios públicos malagueños imparten la asignatura de Religión unos 400 maestros. Dan 90 minutos a la semana, según establecía la normativa vigente. Sin embargo, el decreto autonómico que desarrolla la nueva ley (Lomce) para Primaria marca un recorte significativo, justo a la mitad. Para el próximo curso, la Religión o su alternativa, Educación Cívica, tendrá una sola sesión de 45 minutos semanales. Eso supondrá el despido de la mitad de la plantilla o la reducción horaria a todo el colectivo, quedando por debajo del salario mínimo interprofesional. En diciembre, estos empleados públicos contratados por el Ministerio hicieron una manifestación en Sevilla y el pasado 21 de enero entregaron más de 430.000 firmas. El viernes volvieron a pedir al consejero de Educación una reunión urgente para tratar un problema que consideran "ideológico y político" y que afectaría a unos 2.000 docentes en toda Andalucía.

"No se trata de recortar ya que no nos paga la Junta sino el Ministerio, se trata más de un problema ideológico y político que pedagógico y didáctico", explica Pedro José Bonilla, secretario del comité de empresa del profesorado de Religión del Ministerio en Málaga, que también pone en cuestión la "calidad" que se puede ofrecer al alumnado con 45 minutos a la semana. "Los que pierden son los escolares que escogen esta opción, que rondan el 80 ó 85%, y laboralmente hablando nosotros los profesores", agrega este maestro que imparte sus clases en el CEIP Josefina Aldecoa.

Si dejan la asignatura a la mitad, como aparece en el decreto a punto de publicación, sobran maestros, así que "o vamos 200 a la calle o tendremos a 400 personas con jornadas de 12 horas o menos, esto sería un ERE encubierto", agrega Bonilla. Por eso se han puesto en pie de guerra y no descartan movilizaciones en el ámbito provincial y autonómico. Todo depende de la respuesta que esperan por parte de la Administración regional que, por el momento, no ha movido ficha.

La situación de los profesores de Religión es compleja. Los de Primaria son personal laboral docente sin convenio contratado por el Ministerio de Educación, son empleados públicos y por ley están equipados salarialmente a un interino, aunque sin cobrar el complemento de aquellos a los que contrata la comunidad autónoma. Por tanto, los maestros de Andalucía, Aragón, Canarias y las ciudades autónomas cobran entre 200 y 300 euros menos al mes que un docente del resto de comunidades. En cuanto a Secundaria y Bachillerato, los profesores son contratados por la Junta de Andalucía según sus puestos en una bolsa de trabajo. En ambos casos, es el ordinario diocesano, en este caso, el obispo de Málaga, quien los autoriza a impartir clase.

"Cobramos en función de las horas que impartimos, de las clases de Religión que necesita el centro", comenta Pedro José Bonilla. Para cubrir las 25 horas lectivas de la jornada completa tienen que tener 15 grupos a los que dar la asignatura. Los que están en centros más pequeños comparten dos o tres, tienen que itinerar para poder completar el horario. Si ya hay maestros que tan sólo llegan a las 18 horas o menos, el recorte a la mitad del tiempo establecido para la asignatura supondría una merma más que significativa en estos docente.

"La opinión publica ha creído que la Lomce beneficiaba a la Religión, sin embargo es la que más la ha perjudicado", considera Bonilla. "La nueva ley deja autonomía a las comunidades para que puedan establecer sus horarios y desde antes que saliese el borrador de la Junta, el consejero de Educación ya se posicionó diciendo que se iba a dar la menor Religión posible", agrega el maestro. Lo único beneficioso que encuentra el colectivo en la reforma es que la alternativa -hasta ahora sujeta al proyecto de centro o al criterio del docente- será ahora una asignatura con carga curricular.

Si esto ocurre en Primaria, otros 90 docentes en Málaga están pendientes del decreto de Bachillerato, actualmente en trámite. "En Bachillerato la Religión queda relegada a una optativa, aunque debe de ser de oferta obligatoria de los centros y voluntaria para las familias", explican los docentes. Si tiene que ir en el mismo saco que otra docena de optativas, "todos los institutos no van a ofertar las 14, van a poder ofrecer las 4 ó 5 que ellos estipulen, así que no hay una equiparación al resto de las asignaturas", señalan.

En la única etapa educativa en la que no se prevén cambios es en Secundaria, que ya tuvo recortes con anterioridad. En los institutos, en torno a la mitad del alumnado elige Religión, ya sea católica, islámica o evangélica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios