Los recortes amenazan Andalucía Tech, el gran proyecto de la UMA

  • La dirección de la Universidad de Málaga reconoce que siente "mucho temor" por la desaparición de las líneas de financiación estatal de los campus de excelencia · La Junta garantiza el pago de 3 millones

Comentarios 1

La financiación del gran proyecto universitario andaluz, el campus de excelencia internacional Andalucía Tech, que lideran las universidades de Málaga (UMA) y Sevilla, está en el aire. Aunque la Junta de Andalucía mantiene su compromiso de librar los tres millones de euros apalabrados para el periodo 2012/2013, no está clara la continuidad de los fondos destinados al fortalecimiento y excelencia de los campus que tenía hasta ahora en vigor el Gobierno central a través de programas específicos.

El vicerrector de Coordinación Universitaria de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, confesó ayer su "preocupación" porque se resienta el apoyo económico a la que había sido la gran apuesta universitaria andaluza.

"Si se confirma habrá un retraso en el desarrollo e implantación del campus de excelencia", admitió el vicerrector. "No se podrá mantener la velocidad que queríamos". "Si desaparecen convocatorias como Innocampus, nos llevará más tiempo".

La última convocatoria del programa Innocampus se cerró en el verano de 2010 y se resolvió en febrero de 2011. Contemplaba 100 millones de euros para apoyar proyectos de universidades que tenían el marchamo de campus de excelencia internacional. La de 2011 nunca se ha llegado a convocar.

Las primeras consecuencias tangibles que podría sufrir la universidad de Málaga son retrasos en la implantación del campus científico y en la puesta en marcha del centro internacional de posgrado y doctorado.

Este obstáculo es adicional al que ha surgido en los últimos días con la financiación dependiente de las comunidades autónomas. De hecho, en Andalucía no existen por el momento problemas con los fondos dependientes de la Junta. Las universidades reciben estos recursos como subvenciones de los gobiernos regionales que, hasta 2011, los obtenían como préstamos sin intereses del Gobierno central hasta que se les informó que para 2012 deberían afrontar un interés del 5,6%.

La Junta entonces decidió descolgarse de la línea de créditos y asumir por su cuenta la ayuda a los campus de excelencia, por eso no le afecta el último anuncio del gobierno de que estos préstamos no podrán recibirlos aquellas comunidades que excedan los límites del déficit público.

El secretario general de Universidades del ejecutivo autonómico, Francisco Triguero, subrayó ayer que el dinero comprometido con Andalucía Tech y los otros tres campus de ámbito regional "está garantizado e incluido en las cuentas de 2012 para todos aquellos proyectos que habían sido superado la evaluación a la que se sometieron. Es un dinero que ya está en nuestro presupuesto, por lo que no les afectan los problemas derivados del control del déficit. Ahora estamos ultimando los trámites para distribuir los fondos".

El problema en Andalucía Tech, al menos por ahora, es qué va a ocurrir con las líneas de financiación que el Gobierno central había planteado para crear una primera liga universitaria en España. Aunque José Ángel Narváez admite que existe "mucha preocupación", también aclara que Andalucía Tech es un "compromiso en el que no sólo están implicadas las universidades de Málaga y Sevilla, sino todos los agentes agregados con los que seguimos trabajando. Es un proyecto de desarrollo social que supone un modelo académico, de transferencia de conocimiento y de innovación tecnológica en el que creemos y, por tanto, en el que seguiremos".

Narváez afirma que si de momento no hay financiación estatal para abordar el centro internacional de posgrado o para implantar el campus científico "eso no quiere decir que no se hagan estos proyectos. Tendremos que comenzar a ponerlos en marcha aún cuando no tengamos infraestructuras específicas". "En situaciones de crisis hay que ser más imaginativos e innovadores", concluye el vicerrector de Coordinación.

El asesor de la rectora para Andalucía Tech, Víctor Muñoz, se niega a aceptar que el campus de excelencia internacional esté en vía muerta. "Simplemente tenemos que buscar otras herramientas y alternativas. De hecho, ya trabajamos en un plan de viabilidad para buscar nuevas vías de financiación".

Víctor Muñoz no se alarma si desaparece, por ejemplo, el programa Innocampus. "Ahí está el Implanta al que antes no podíamos acceder pero que ahora, como Andalucía Tech, sí porque también somos parque científico". "También está la orden de incentivos", agrega en alusión a la línea de financiación de la Junta de Andalucía para apoyar la I+D+I en el tejido productivo "y a la que también podemos acceder como campus de excelencia internacional".

Víctor Muñoz afirma que el dinero obtenido hasta ahora es suficiente para abordar los proyectos planteados para los dos próximos años: tres centros de investigación (TIC, arquitectura y paisajismo y hortofruticultura) que están en construcción en el campus científico de la UMA, así como las becas para atraer talento nacional e internacional. "A partir de aquí tendremos que esforzarnos en ofrecer lo que más demandan las empresas para convertirlo en recursos y con esos recursos obtener excelencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios