Los hoteles recuperan la rentabilidad al aumentar la ocupación y los precios

  • Aehcos prevé un 5% más de estancias este verano en Málaga Reclaman reducir tasas en invierno para que no cierren establecimientos

"Hemos estado todos en la UVI durante muchos años. Hay quien no lo ha superado y otros pasamos a planta. Ahora empezamos a salir del hospital, pero con heridas y secuelas". Así de claro expuso ayer el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), José Carlos Escribano, la situación que han atravesado los hoteles malagueños en estos años de crisis y el inicio de la recuperación, que se basa principalmente en un regreso a la rentabilidad gracias al incremento de la ocupación y del precio de las habitaciones.

Escribano indicó en un encuentro con los medios de comunicación que el sector hotelero está notando "un cambio de ciclo" porque está habiendo un crecimiento constante de las pernoctaciones, frente a los dientes de sierra de años anteriores, lo que permite, según la patronal, tener más estabilidad, gestionar las empresas con mayor tranquilidad y realizar contrataciones. En este sentido, Escribano apuntó que entre enero y mayo se han firmado 2.000 nuevos contratos en los hoteles en la provincia.

La Costa del Sol está en su máximo histórico de pernoctaciones. A los hoteleros no les gusta hablar de récords porque, según Escribano, "eso es para las olimpiadas, hay que huir del triunfalismo y seguir apretando los dientes porque no hemos llegado al final de la película". No obstante, es obvio que las caras que se ven ahora no son las mismas de hace apenas tres o cuatro años. Buena parte de culpa la tiene el incremento del ingreso medio por habitación, lo que en el sector llaman RevPar, que ha crecido un 8% entre enero y junio en la costa malagueña con un importe medio de unos 39 euros. "Eso hace que veamos el futuro con más optimismo", dicen desde Aehcos. No es para menos ya que para sortear la crisis los hoteles entraron en una guerra de precios, lógicamente a la baja, que destrozaron la rentabilidad.

De cara a este verano, los hoteleros son optimistas y prevén un crecimiento de la ocupación media entre junio y septiembre de entre el 4 y el 5%. Esperan cerrar julio con una ocupación del 75% y agosto con un 82%. Destacan la recuperación del mercado nacional y la consolidación de los mercados extranjeros clásicos como los británicos, franceses, nórdicos o alemanes. La devaluación del euro frente al dólar y la libra está atrayendo tanto a británicos como a estadounidenses. La patronal también destaca que está creciendo el turismo de interior con elementos como el Caminito del Rey y se marca como retos mejorar las infraestructuras de los establecimientos, invertir más en nuevas tecnologías o impulsar más segmentos como el turismo activo, gastronómico o de salud.

Un aspecto que siempre trae por la calle de la amargura a los hoteleros es la estacionalidad. Muchos hoteles cierran en invierno por falta de rentabilidad y eso afecta a toda la zona, ya que la actividad decae. Escribano reclamó a la Junta de Andalucía que retome el plan de choque contra la estacionalidad que estaba trabajando el anterior equipo de la consejería "para no perder otro invierno más" y confió en que este año no cierren tantos establecimientos. El presidente de Aehcos lo achacó al "alto nivel de costes fijos" existente y reclamó que en invierno, para mantener la actividad y el empleo, se rebajen tasas como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o el Impuesto de Actividades Económicas (IAE). La Diputación bonificará el 50% de este último a partir de este invierno, pero esa ayuda no estará operativa en Alhaurín de la Torre, Fuengirola, Mijas, Benalmádena, y Málaga.

"El precio de las habitaciones varía muchísimo entre verano e invierno y pocos sectores aguantan eso, por lo que hay que reducir costes en invierno para poder tener un equilibrio ya que somos empresas, no ONG´s", dijo Escribano. De paso, el presidente de Aehcos volvió a solicitar una reducción del IVA turístico, actualmente en el 10%, "porque nos quita competitividad frente a otros mercados y no supondría una pérdida de ingresos para el Estado porque tendría una repercusión muy grande y los compensaría".

La proliferación de viviendas alegales de uso turístico es otro de los problemas a los que se enfrenta el sector hotelero. Escribano reiteró que no están en contra de estas viviendas, pero exigen que tengan las mismas reglas de juego que los hoteles en materia de impuestos, seguridad o sanidad. Piden una normativa común en toda España e incluso en Europa para evitar esa supuesta competencia desleal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios