La red desarticulada tenía previsto secuestrar a otro empresario

  • Los seis detenidos tenían pisos en la capital, en el interior y en Marbella donde, presumiblemente, iban a retener a las víctimas, además de una furgoneta

Comentarios 1

La organización delictiva que fue desarticulada el pasado fin de semana tenía previsto secuestrar a dos empresarios. En la operación, que fue adelantada por este periódico en su edición del domingo, fueron arrestadas seis personas, cinco de las cuales ya han ingresado en prisión y la otra quedó en libertad con cargos. Como aseguró Málaga Hoy, la red estaba planeando el secuestro del ciudadano A. M. B. B., de 24 años y nacido en Dinamarca. La identidad de la otra persona no fue dada a conocer, aunque la Guardia Civil sí confirmó que se trata también de otro empresario.

Las investigaciones se iniciaron, según informó ayer el portavoz del Instituto Armado en Málaga, Bernardo Moltó, en el transcurso de una operación iniciada a finales de noviembre de 2009, que no tiene relación con ésta y que continúa abierta, por lo que no pudo facilitar datos al respecto.

Así, señaló a los periodistas que la Guardia Civil no tiene constancia de antecedentes policiales o denuncias previas de otros secuestros presuntamente perpetrados por los ahora arrestados y precisó que tras tener conocimiento de que estaban preparando estos dos actos delictivos "decidimos abortarlos". El portavoz explicó que los detenidos tenían seis pisos diferentes entre Marbella y Málaga y otro en el interior de la provincia, donde presuntamente iban a retener a las víctimas, así como una furgoneta sin cristales traseros para el secuestro exprés, que, según apuntó, normalmente tiene por objetivo "obtener dinero rápido".

Dentro de esta operación, denominada Golub, se realizaron seis registros domiciliarios, en los que se intervinieron distintos objetos como grilletes, guantes, pasamontañas, una máscara con pelo y orejas, cinta aislante y tres pistolas, además de placas de matrículas y fotocopias de billetes de 500 euros. El responsable de comunicación destacó, entre los efectos intervenidos, una baliza de seguimiento de vehículos que "utilizaban para poder ubicar los movimientos de los dos empresarios", los cuales han sido informados de los hechos, así como una pistola eléctrica, "que se utiliza para aturdir".

Cuatro de los detenidos, con iniciales T. B. A., de 38 años y vecino de Mijas; A. L. C., de 39 años y residente en Benalmádena; H. M. B., de 36 años y vecino de Marbella; y R. J. P. L. S., de 26 años y vecino de Fuengirola; son de nacionalidad española aunque algunos nacidos en otros países. Además, los agentes detuvieron a R. A. V., de 54 años de edad y de nacionalidad sueca, aunque residente en Benalmádena; y V. P. M., de 40 años, de nacionalidad búlgara, y residente en la localidad malagueña de Mijas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios