Un reducto de elegancia en el centro

Comentarios 1

Casa Pedro Mira lleva desde 1880 vendiendo sombreros en la calle Especerías. ¿Tanto tiempo? "Desde antes de que mataran a Billy el Niño", sostiene Francisco López Torres, encargado del negocio durante los últimos 25 años. Para corroborar sus palabras, se va a la trastienda y vuelve con una fotocopia de un periódico de la época que lo corrobora: "Caballero. Lo más selecto en sombreros de paja", dice el anuncio, escrito sobre el dibujo de varias cabezas tocadas con sombrero. Y siempre ha estado en el mismo sitio, en pleno centro, y sobreviviendo al tiempo que sí ha podido con otras sombrererías de la capital. Ahora sólo quedan dos. En Casa Pedro Mira sigue habiendo sombreros de paja, pero la estrella del verano son los elegantes panamá. Asegura López que en la época estival se venden más sombreros que en invierno. "Sobre todo los compran quienes tienen un problema de calvicie porque se deben cuidar del sol". Con el frío, los artículos más demandados son las gorras de lana o los que tienen pelo de conejo. La oferta se dirige sobre todo al público masculino, pero también hay artículos para la mujer, algún sombrero y varios modelos de abanicos. Con el Rocío y las romerías de los pueblos, ahora se venderán sobre todo sombreros cordobeses. Y la Feria está a la vuelta de la esquina. / E. C.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios