Unos 500 regantes del Guadalhorce siguen con problemas para regar

  • El mal estado del canal y la falta de vigilancia complican que el agua llegue a mil hectáreas

La campaña de riego de verano con agua procedente de los embalses del Guadalhorce comenzó a finales de abril y desde entonces los problemas se han sucedido en numerosos puntos donde el mal estado del canal de riego impide que llegue. Unos 500 agricultores de la zona, especialmente en la margen derecha de la parte baja del río, siguen regando con dificultad.

Algunos de los afectados, pertenecientes en su mayoría a la comunidad de regantes de Acequias del Guadalhorce que agrupa a unas mil hectáreas, contaron ayer a este periódico que los problemas se acrecientan por las tardes y los fines de semana debido a los vigilantes del canal de riego del Guadalhorce, de cuya gestión se encarga la Junta de Andalucía, pasan de entorno a una veintena durante las mañanas de los días laborables a apenas tres fuera de ese horario.

Tras una reunión de urgencia mantenida por los agricultores de la zona con los responsables de la Delegación territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, las mismas fuentes explicaron que la situación ha mejorado porque se ha aumentado ligeramente el caudal de agua que se está enviando desde los pantanos y que durante este mes se espera que ascienda a los ocho hectómetros cúbicos. Pero, según señalaron, la verdadera razón de que "por primera vez desde que empezó la campaña los agricultores de esta zona han podido regar en condiciones durante el pasado fin de semana ha sido que los vigilantes han decidido trabajar por su cuenta para que no hubiera problemas en el canal".

La vigilancia en estas conducciones, que fueron construidas en los años 60 y que apenas han sido reformadas desde entonces, resulta fundamental debido a que las deficiencias que sufren en muchos puntos hace que las pérdidas de agua lleguen hasta el 60%. Además, los agricultores se quejan de que hay algunos que aprovechan la falta de control en determinados momentos para derivar el agua del canal a su antojo perjudicando especialmente a las parcelas situadas más lejos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios