El regreso de una devoción dominica

  • El nuevo párroco de Santo Domingo procesionará a la Virgen del Rosario

En la parroquia de Santo Domingo recibe culto desde hace varios siglos una dolorosa con la advocación de Rosario. En la actualidad pocos ciudadanos la conocen, se encuentra en la capilla sacramental, al fondo de una de las naves. Pasa desapercibida. Sin embargo, en siglos atrás fue la titular de una Archicofradía pujante. Hoy aún no está desaparecida, pues su último hermano hace menos de 100 años que falleció. Sin embargo nadie se encarga de cuidar su culto. Al templo ha llegado recientemente un nuevo párroco, que parece que quiere dar un giro de tuerca a esta situación. Por lo pronto piensa procesionar a la imagen para conectar con la feligresía del barrio.

El Perchel no es lo que era, dividido en dos por la Avenida de Andalucía y transformado por las distintas intervenciones urbanisticas, la mayoría de ellas agresivas con el entorno primigenio. Su gente tampoco es la misma, ni los tiempos actuales. Sin embargo, el nuevo párroco, Francisco Ortega García, recurrirá a recursos de otros tiempos para acercar la parroquia a sus feligreses. Les llevará una Dolorosa a la plaza -Llano de Doña Trinidad- del barrio para celebrar una eucaristía. Será el próximo 11 de mayo.

La procesión está previsto que se inicie a las 17.30. El cortejo seguirá el camino más corto y a las 18.00 llegará al Llano de Doña Trinidad, donde se iniciará la misa de campaña, como ha sido denominada. Con esta iniciativa, además, la orden dominica recupera, o pone en valor, la advocación de la Virgen del Rosario, vinculada a la orden desde su fundación. Los propios frailes se encargarán de su culto, aunque en principio no se habla de reactivar la histórica corporación.

Para mejorar la presencia de la imagen, en los próximos días se le renovará su devanadera -estructura del cuerpo de las imágenes de vestir- y se le incorporarán dos brazos articulables. La policromía requiere una intervención pero de momento no se realizará y procesionará en las andas de traslado de la Soledad de Mena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios