Una rehabilitación congelada

  • La Junta realiza mejoras en 902 viviendas de Dos Hermanas, en el Distrito de Carretera de Cádiz, pero la empresa adjudicataria ha abandonado la obra hace un mes, aunque los vecinos dicen que desde final de año

Comentarios 7

La rehabilitación de las viviendas del barrio de Dos Hermanas, en el Distrito de Carretera de Cádiz, se ha convertido en la peor noticia para muchos de sus inquilinos. No debería de ser así porque estas casas necesitan algo más que un lavado de cara, pero las obras, adjudicadas a Promociones Maratius SL por la Junta de Andalucía, se han parado y los inmuebles están en la actualidad peor que se encontraban al inicio de los trabajos.

La Administración autonómica es la primera sorprendida, pues esta misma semana dice haberse enterado de que la empresa adjudicataria de este proyecto lo ha abandonado sin previo aviso. No obstante, los afectados denuncian que los obreros de la empresa responsable, afincada en Granada, no aparecen por el barrio desde final de año. El malestar entre los vecinos es proporcional a las incomodidades que sufren en su vida diaria, que "son muchas".

El proyecto inicial de regeneración del núcleo urbano de Dos Hermanas consistía en la rehabilitación de 902 viviendas, con un presupuesto de 7 millones de euros, según anuncia la Consejería de Obras Públicas en varios carteles en el propio barrio. La mitad de los trabajos han finalizado con éxito y el resultado es satisfactorio para sus propietarios. Sin embargo, la otra mitad -en torno a medio millar de casas según los propios afectados- están inconclusas. Por fuera las casas están pintadas en su mayoría, pero por dentro parecen cuevas. Según ha podido comprobar este periódico, todas las zonas comunes de estas viviendas están terrizas, existen algunos problemas de humedad y numerosos cables y tuberías de estos edificios cuelgan de las paredes.

"Esto es una bomba de relojería, han dejado los cables de la luz y las tuberías del agua juntas, cuando deberían de guardar una distancia de seguridad", afirma Pedro Soler, cuya vivienda se encuentra en el bajo de uno de los edificios afectados, frente al cuadro de contadores. Éste ha sido tapiado por los propios vecinos porque denuncian que se han convertido en un "nido de ratas". "Es una madriguera, hemos tenido que taparlo para que no salgan", matiza Soler. Además, algunas tuberías defectuosas están generando distintos problemas de humedades. Carmen González es una de las más afectadas por este asunto, pues además de padecer las deficiencias de las zonas comunes, se le ha desprendido parte del techo de su cuarto de baño. "Una noche empezó a salir agua y a caerse trozos de la pared pero aquí no ha venido nadie para interesarse, nos han abandonado", denuncia la propietaria.

El presidente de la comunidad de uno de los edificios afectados -situado en la calle Alcalde Romero Raggio-, Santiago Requena, asegura que algunos vecinos son ancianos y tienen "verdaderos problemas" para acceder a sus casas. "La mayoría de los inmuebles no tienen ascensor y los pasillos están llenos de boquetes", matiza Requena, que también se queja de la suciedad que generan las obras. "Todo está lleno de tierra, que por supuesto tenemos que limpiar nosotros, y hay quien tiene problemas respiratorios. No hay derecho", concluye.

Fuentes de la Consejería de Obras Públicas aseguran que pedirá explicaciones a la empresa adjudicataria de los trabajos de Dos Hermanas (en los carteles de la Junta de Andalucía reza que es Promociones Maratius SL) y esperan que las obras se reinicien "cuanto antes". Julio Andrade, concejal de Carretera de Cádiz, por su parte, considera que el proyecto debe continuar con esta empresa o con otra, pues lo primero es la calidad de vida de los ciudadanos. "Nosotros también hemos recibido quejas de la empresa, pues se han producido daños en el asfaltado y acerado de la calle y habrá que pedir responsabilidades cuando terminen los trabajos", añade Andrade, que demanda a la Junta información de primera mano sobre este asunto. Mientras, los vecinos esperan que se descongele la rehabilitación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios