Un repaso por la radio del siglo XX

  • Telecomunicaciones acoge una muestra de equipos cedidos por el coleccionista Nicolaas Van Dijk La exposición comparte espacio con dos reproducciones fotográficas de dos murales del pintor Eugenio Chicano

Sintonizar nuestra emisora favorita con bobinas externas o cambiar la batería de plomo a un enorme trasto de radiofrecuencia son gestos que pueden resultar anticuados. Pero los verdaderos amantes de la radio ya tienen una excusa para descubrir cómo eran los receptores del que en el siglo XX fuera el mayor medio de difusión de masas en los hogares.

Una muestra de una veintena de equipos de radio comerciales en perfecto estado de funcionamiento a día de hoy fue cedida por su coleccionista, Nicolaas Van Dijk, a la E.T.S. Ingenería de Telecomunicaciones, una pequeña recopilación que pretende servir de homenaje a los ingenieros pioneros en el desarrollo de los sistemas de comunicaciones vía radio y que han influido de forma significativa en el estilo de la vida conectada presente en la actualidad. De esta manera, los equipos expuestos fueron fabricados en diferentes países europeos entre los años 1922 y 1940, entre los que se pueden encontrar "desde radios con bobinas externas, muy difíciles de sintonizar, equipos con pilas o batería de plomo, hasta otras un poco más modernas que incluso se pueden conectar a la red. Falta espacio para algunas más pequeñas de galena", explicó. Pero, eso sí, todas "funcionan".

Van Dijk reconoció haber comprado alguno de estos receptores, mientras que otros fueron recogidos de la basura y restaurados hasta quedar completamente reparados. "Cuando alguien tira algo no solo tira una radio antigua, sino también historia", manifestó. Al mismo tiempo, añadió que en esta época perdemos algo muy importante debido al desarrollo del ordenador, la "imaginación". "Ahora todo se hace a través de la calculación, pero tenemos que cuidarnos de no perder el contacto con la imaginación. Yo tengo un sueño, y es que un día un grupo de gente construirá una radio de galena, o de onda corta, y se emocionará cuando escuche su radio por primera vez, igual que en los años 20", expresó.

Además, la muestra está acompañada por dos obras igualmente cedidas a la escuela por el pintor Eugenio Chicano. Se trata de dos reproducciones fotográficas a escala de los murales El copo y Puerta oscura realizadas por el Centro de Tecnología de la Imagen, y cuyas obras originales se encuentran instaladas en distintos espacios de la capital, situándose la primera en la entrada del edificio Cánovas en la Malagueta y, la segunda, en el Centro Cultural Provincial de la Diputación. "El arte cumple una función y la pintura tiene que servir para algo, por eso el que esté aquí llenando este ámbito me llena de satisfacción y orgullo", expresó.

Por su parte, la rectora de la universidad, Adelaida de la Calle, añadió durante la inauguración del evento el valor de "unir dos aspectos como son las tecnologías y la historia del desarrollo de esta, con el arte", y cuya exposición, que puede verse en la primera planta de la secretaría de la facultad, permanecerá en la escuela durante los próximos 25 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios