"Me repatea que el dinero del urbanismo se use para hacer ferias"

  • La profesora Carmen Carvajal critica que las administraciones hayan abandonado el servicio público para caer en el populismo electoralista

Carmen Carvajal (Melilla, 1948) se enerva por el entusiasmo que derrochan las administraciones por descorrer cortinillas inaugurales y cortar cintas de presuntos Guggenheim cuando no son capaces de garantizar los desplazamientos de los trabajadores a la zona noroeste de la ciudad, donde se concentran los polígonos industriales, la Universidad, el hospital Clínico y, ahora también, los juzgados. También le subleva que los municipios se hayan enganchado a un urbanismo cualquiera con la excusa de la financiación porque teme que todo ha sido para hacer ferias y fuegos artificiales. Esta profesora de Geografía Humana de la Universidad de Málaga es vitalista y batalladora. No se amilana por hacer apuestas a lo grande y a riesgo de parecer utópica cree que ha llegado el momento de retranquear la línea que delimita el dominio público marítimo y organizar con orden y concierto su desalojo.

-Estábamos convencidos de que los residentes europeos en Málaga eran viejecitos que venían a disfrutar de la holganza y el buen clima, pero llega usted y dice que no.

-Muchos vienen a trabajar, sólo hay que ver que la nacionalidad más numerosa de niños escolarizados en Málaga es la británica. Además, hay otro estudio que demuestra que la mayoría de los contratos que firman los extranjeros son de comunitarios. Esto indica que no sólo vienen a retirarse, sino también a trabajar.

-Con una importante población extranjera europea, Málaga también se ha revelado como un polo de atracción para inmigrantes extracomunitarios. ¿Qué consecuencias tiene este fenómeno?

-Aquí la inmigración es muy variada y esto tiene consecuencias también variadísimas, por ejemplo en la escuela, porque hallamos que no sólo hay niños marroquíes, rumanos o suramericanos, si no también ingleses.

-¿Está preparada la escuela?

-Yo creo que sí. Hay profesores de apoyo para ayudar al aprendizaje del español. Yo creo que el problema mayor es el sanitario. En mis investigaciones he visto que es complejo y complicado el uso de los servicios sanitarios en una provincia, además, en la que en verano desembarcan muchísimos turistas europeos y españoles. Esto hace que a los servicios sanitarios se le salten todas las ratios.

-Y están las ventajas...

-La gran ventaja de la inmigración es que llega mano de obra preparada en la que hemos ahorrado todos los gastos anteriores. Ha supuesto un enorme saneo de la Seguridad Social. Y además de la aportación que han podido hacer a la agricultura o la inmigración, desde el punto de vista social creo que ha sido importantísimo su papel en la asistencia a las personas mayores.

-¿Y las ventajas de los comunitarios?

-En Málaga han descubierto nichos de trabajo y riqueza. Si vas por la Costa verás cómo han proliferado los comercios ingleses...Lo que era la antigua casa de veraneo al final ha acabado trayendo al padre jubilado y en muchos casos al hijo, que de pequeño venía de vacaciones y luego ha visto oportunidades.

-¿Nos enriquecen culturalmente la colonia británica?

-Yo no lo llamaría así. Al estudiar las áreas residenciales he visto que los no comunitarios se van a vivir a los pueblos, conviven con los españoles, mientras los comunitarios buscan áreas residenciales en la Costa o diseminados rústicos en el interior. En otro estudio sobre las redes de amistad en la escuela vimos que la mayoría de los alumnos extracomunitarios estaban bastante bien integrados. También les preguntábamos qué televisión veían en su casa. Todos seguían la española, salvo los ingleses que veían la BBC o cualquier otra en su lengua. De este estudio me gustó ver que el comportamiento espacial es también comportamiento social. Es decir, quieren vivir entre los suyos y no tienen interés por aprender otra cosa.

-Usted en uno de sus trabajos habla del modelo Florida, o sea, este de los europeos jubilados, y del modelo California, en el que se trata de gente más joven que también genera riqueza.

-Sí y me atrevo a decir que en la Axarquía y en la serranía de Ronda hay sencillamente residentes. Llegan, compran una parcela y después lo más que hacen es comprar en el ultramarinos del pueblo.

-¿Detienen el éxodo en los municipios del interior?

-Pues he observado que en esos pueblos no, porque al final el crecimiento natural de la población no aumenta y los jóvenes se siguen yendo. Es decir, que los extranjeros en estas zonas no son indicativos de desarrollo.

-¿Dónde se da el modelo California?

-Sobre todo, en el eje litoral y, en menor medida, en el valle del Guadalhorce y la zona central de la depresión de Antequera.

-¿Las administraciones deberían apoyar este fenómeno?

-Yo creo que las administraciones con que no estorben casi es suficiente. Su misión es que el Estado del Bienestar funcione y, ¡por favor!, que no digan más que tienen superávit, un buen Estado de Bienestar no puede tener superávit. El papel de las instituciones es que haya buenas infraestructuras y servicios. Para mí, ¿qué sentido tiene que haya superávit si luego no dispongo de un medio de transporte que me traiga desde El Palo a Teatinos?

-¿Qué le parece esta puja por bajar los impuestos en la que hemos entrado?

-Nunca soy partidaria de que bajen los impuestos. De lo que sí soy partidaria es de la sanidad y ahí es donde se tiene que volcar la Administración, porque desde aquel esfuerzo para reducir el déficit para acercarnos al Euríbor, al comienzo de la etapa de Aznar, está cortado el chorro. Somos uno de los países con menos inversión. Ahí el Estado del Bienestar tiene un agujero, como lo teníamos en todo lo que son las dependencias, por eso aplaudo la Ley de Dependencia, porque viene a ponernos al día con respecto a los países más punteros de Europa.

-El otro gran pilar del Estado del Bienestar es la educación. ¿Qué le parece?

-La verdad es que no tengo ni idea, no estoy preparada...

-Pero usted es profesora universitaria. Aquí llegan alumnos.

-Llegan alumnos peor formados, pero yo examino a los poquísimos que entran en Geografía. Quizás otras facultades como Medicina o Traductores que reciben chicos con notas de ocho y nueve de media tengan otra opinión. Yo preferiría no opinar porque aquí lo que llega es una esquinita del alumnado universitario.

-¿Qué opinión tiene de la ocupación del territorio en la Costa?

-Ha ocurrido lo que en otras ciudades del litoral: Se ha ocupado todo y se ha agotado. Hay términos municipales que están copados y con falta de equipamientos.

-¿Hay zonas donde debería parar la construcción?

-Totalmente. Hay municipios donde está todo construido y que deberían arbitrar mecanismos para conseguir espacios para equipamientos. Y sobre todo hay que poner freno a la ocupación del rústico. Ten en cuenta que además de ser una ilegalidad, ahí se asienta población que luego necesita servicios y se generan problemas asistenciales, que ya los hay... En el tema del urbanismo tenemos leyes y figuras legales, lo único que hay que hacer es cumplirlas y no buscarle las vueltas. Había un magistrado que decía que el urbanismo era demasiado importante para estar en manos de los ayuntamientos.

-¿Comparte esta opinión?

-Pues vistos los resultados sí. Los Ayuntamientos explican que el urbanismo es su principal fuente de financiación, pero a lo mejor habría que ver en qué se gastan esos fondos, porque si son para fuegos artificiales y tener una feria poderosísima me parece una barbaridad.

-La distancia entre el territorio y los ayuntamientos es muy corta.

-Claro, pero qué quieres que te diga, a mí me fastidia por ejemplo que mi hijo no pueda acceder a una VPO. Hasta las elecciones no se había hablado de VPO y se ha hecho eso: hablar, porque hacer por ahora poco. Entonces, pues me repatean todos esos fuegos artificiales y gaitas de los ayuntamientos, y los dineros que se van a comilonas con determinadas asociaciones. No es serio. Es una compra de votos. Con el territorio nos estamos jugando mucho... Cuando leo que el oleaje se ha llevado un paseo marítimo lo que digo es: Que lo quiten, que no debe estar en el dominio público marítimo. Y si es una casa que el mar ha descarnado, la administración no debe dar ayudas para repararla, sino para que esa familia se busque otra en la zona, más alejada de la línea de mar.

-O sea, retranquear la línea de dominio marítimo.

-Si está cambiando la línea de costa, también está cambiando la línde de hasta dónde llega el dominio público. Debería alcanzarse un acuerdo en todo el litoral, hacer una nueva delimitación y determinar por dónde se empieza. Hay que decirle a la gente que se vea afectada usted siga ahí mientras pueda, pero si quiere vender sólo podrá hacerlo al Estado.

-¿Qué papel debe jugar la capital en el contexto provincial?

-Bueno, es el gran centro proveedor de servicios y también debe jugar un papel de liderazgo cultural.

-¿Qué le parece la oferta cultural?

-Desde que se hizo el Cervantes hasta el Festival de Cine y el Museo Picasso no se había hecho nada. La oferta está bien para el consumo local, para una capital de provincias, pero desde luego no estamos en los circuitos internacionales. Yo recuerdo en Granada en los años 60 que iba gente de fuera a los festivales. Allí estuvieron desde Nureyev hasta los grandes directores de orquesta europeos. Pero nosotros no tenemos una oferta ambiciosa atractiva fuera.

-Económicamente nos empezamos a acercar a los niveles europeos y ya tenemos el aviso de que se van a recortar los fondos comunitarios. ¿Estamos ante una catástrofe?

-Creo que ya estamos lanzados y que podremos funcionar solos. Lo que hay es que mejorar la productividad. Y eso se hace con investigación, pero también invirtiendo en los polígonos. Fíjate cómo están. Son decrépitos, horrorosos y ahí está el futuro. Las ciudades ahora sólo quieren construir un Guggenheim, un edificio colosal, no se ocupan de las infraestructuras. Fíjate el AVE. Es un espaldarazo tremendo. Va a ser importantísimo, enjugará parte del problema que hay ahora con la construcción, pero para el ciudadano de a pie hubiera sido más importante tener el Metro.

-Aquí en Teatinos el problema es tremendo.

-Es que las administraciones deben creerse lo del servicio público. Fíjate, el Ayuntamiento hasta que no empezó a llorar por el Metro no se preocupó por tener un buen servicio de autobús. A principios de los 90 en la Universidad reunimos firmas para pedir el mismo servicio de autobús que se organiza con la Feria. Es decir, líneas directas a Teatinos desde El Palo, Carretera de Cádiz y Ciudad Jardín y se nos dijo que no porque era deficitario. ¡Claro que es deficitario! si para venir en transporte público necesitas coger como mínimo dos autobuses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios