"Lo que haya que resolver en el PSOE hay que hacerlo con diálogo"

  • Fraile, flamante europarlamentario, habla de su primer viaje a Bruselas y del partido

Comentarios 1

Juan Fraile se ha traído de Bruselas la maleta cargada de experiencias novedosas. Reunión con los socialistas europeos, con la delegación española, su primer Pleno, una comisión de Industria y hasta la posibilidad de explicar su "cortísima" experiencia a unos escolares de Granada. Es consciente de que su cargo en el Parlamento europeo lo aleja de la política local, pero intentará "no perder el contacto".

-¿Da vértigo el cambio?

-Mucho. Llegas al Parlamento, te dan la tarjeta de votación y te dicen que ocupas el escaño 785. Lo buscas, ves tu nombre, aparece en pantalla... Claro que da vértigo, y más para una persona como yo, que no ha tenido tareas parlamentarias.

-Se ha estrenado con la resolución sobre un posible boicot a los Juegos Olímpicos de China. ¿Qué votó?

-A favor. No es que se boicotee, sino que se llame la atención a China sobre el Tíbet. Todos entienden cual es la situación de un país de 1.300 millones de habitantes, que sale de una situación de dictadura compleja, que todavía tiene un camino largo que andar... Pero deben empezar a entender que los problemas se solucionan hablando, no con golpes en la mesa.

-¿Le apetecería repetir en las listas europeas el año que viene?

-Eso está fuera de mi poder de decisión. No decido yo, por tanto, no me tengo que calentar la cabeza. Que lo hagan los que deciden.

-¿Cuándo deja su escaño en la Diputación Provincial?

-Quiero llegar al 26 de abril, el Día de la Provincia, y celebrarlo en la nueva sede de la Diputación, que de alguna manera fue un proyecto conjunto del trío Marisa Bustinduy, Salvador Pendón y Juan Fraile. Ese día intentaré despedirme y presentar mi renuncia, aunque luego el formalismo obliga a presentar la dimisión en el Pleno.

-¿Y se plantea dejar el acta de concejal de Ronda?

-Lo dejaré al criterio de mis compañeros. Si creen que lo debo dejar, lo dejo; si no, me quedaré. En el mandato que se inició hace un año en Ronda hice el firme propósito de no ser determinante absolutamente en nada. Son otras personas las que tienen que tomar el protagonismo de la política local en el PSOE de Ronda. Yo ya puedo aportar poco, son 21 años de concejal.

-¿Cómo ha sido su etapa al frente del Patronato de Turismo de la Costa del Sol?

-La experiencia más gratificante en política es ser alcalde de tu ciudad, y comparable a esa experiencia es la etapa en el Patronato. He encontrado a los mejores profesionales. Quizás en Málaga es difícil apreciar el papel que juega, pero si esto no se hiciera, el destino Costa del Sol tendría dificultades para pervivir. Y gran parte de esa labor se debe a sus más de 30 profesionales. Si algo me ha hecho dudar en algún momento si debía asumir la experiencia en Europa es la calidad de las personas del Patronato. Hemos conseguido poner en marcha el nuevo edificio, con algunos flecos pendientes que quiero rematar antes de irme. La institución goza de buena salud.

-Se acerca el congreso del PSOE. ¿Apuesta por la continuidad o la renovación de la dirección de Málaga?

-La renovación es un proceso permanente. Si se trata de renovar la dirección para conseguir un mayor peso del partido en la provincia, desde luego apuesto por ello. Pero renovar la ejecutiva no significa renovar a su cabeza visible. Comparto proyecto desde hace mucho tiempo con Bustinduy y Pendón y en ese proyecto voy a seguir. Apuesto porque Bustinduy siga como secretaria y si ella cree que hay que buscar otra solución, pues estaré con ella en esa búsqueda.

-¿Cómo interpreta los resultados del 9-M en Málaga?

-En relación al año 2000, puesto que el 2004 fue absolutamente excepcional, la situación ha variado poco, pero a mejor. Hemos ganado las generales por 30.000 pese a perder un parlamentario, pero respecto a 2000 hemos sumado un diputado y dos senadores. En las autonómicas hemos perdido por unos pocos votos y eso ha supuesto perder un escaño. Son unos resultados ajustados, buenos en comparación con 2000 y en el contexto de una provincia dinámica y cambiante que necesita una adaptación permanente del discurso. A lo mejor hemos perdido un poquito pie o no somos capaces de sintonizar un discurso adecuado con la realidad de Málaga. No digo ya desde la dirección, sino desde otros ámbitos.

-¿Qué opina de las voces críticas a la dirección?

-He dicho que comparto proyecto con Pendón y Bustinduy, pero desde 1985, que conocí a Luciano Alonso, por ejemplo, he estado en distintas direcciones con él y quizás le deba, además de a otros, el haber sido diputado en 1987. Cuando uno lleva casi 30 años militando es difícil que existan compañeros con los que no haya unas relaciones afectivas que estén siempre por encima de cualquier discrepancia política. Y si existe esa discrepancia, hay que echar mano de los sentimientos, porque quien lo hace es capaz de sentarse y hablar. Sentémonos, hablemos y busquemos las soluciones. Lo que haya que resolver, hagámoslo por el camino del diálogo y echemos mano de los sentimientos, seguro que las cosas se ven con mejor perspectiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios