El alcalde responsabiliza a otros de los problemas de tráfico, limpieza y vivienda

  • Elude la autocrítica, llama a la responsabilidad de los vecinos para solucionar la suciedad de la capital y culpa a Fomento del "efecto negativo" del caos de las rondas · El regidor dibuja una imagen "positiva" e "histórica" de la ciudad

Málaga celebró ayer el cuarto Debate sobre el Estado de la Ciudad con una sesión plenaria en la que los políticos, a diferencia de lo sucedido en ediciones anteriores, eludieron hacer anuncios y plantear proyectos de futuro. No hubo en esta ocasión ninguna City Financiera, propuesta del PSOE el pasado año, ni empresa mixta con Unicaja, como anunció hace dos ejercicios el PP. Frente a ello, se limitaron a mostrar su imagen particular de Málaga, "dulce" y "positiva", para el equipo de gobierno del PP, y "sucia" y lejos de lo deseable para la oposición.

Sólo coincidieron, a lo largo de las más de cuatro horas de debate, en destacar la "histórica" transformación que vive en estos momentos la capital de la Costa del Sol, fruto de intervenciones en las que el papel municipal es secundario, como la alta velocidad, el soterramiento del ferrocarril, el Metro, la ampliación del aeropuerto y la reforma del Puerto, entre otras. A la ausencia de ideas innovadoras se sumó la de autocrítica por parte del gobierno municipal. El alcalde, Francisco de la Torre, derivó a otras administraciones o a los propios ciudadanos la situación de los tres asuntos que más preocupación despiertan entre los vecinos: tráfico, limpieza y vivienda.

De acuerdo con la visión del regidor del PP, la movilidad en las calles de la ciudad "funciona bien" y ello "a pesar de los efectos negativos que produce la saturación de las rondas como consecuencia del retraso de tres años que el Ministerio Fomento ha producido en la hiperronda". En esta materia, también habló de la necesidad de que la Comisión de Seguimiento del Metro, integrada por la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento, se reúna "para conocer los problemas que parece ser plantea el proyecto de la línea 1, las formas de resolver los sobrecostos presupuestarios e ir planificando un calendario que no tenga tanto retraso".

Respecto a la política de vivienda, destacó que el Consistorio impulsa la construcción de 1.500 casas, 850 están en proceso de adjudicación y 1.500 en redacción de proyectos, aunque "se trata de una competencia autonómica". Asimismo, reclamó a la Junta, de la que dijo sólo ha hecho 30 VPO, que acuerde cuanto antes el Plan de Ordenación Territorial (POT) del área metropolitana para que "no se dilate el Plan General".

Sobre la limpieza, habló del papel de la empresa Limasa y de los vecinos. "Es una de las tareas más apasionantes y complejas a la que nos enfrentamos. Se trata de que cada uno sea consciente de su responsabilidad: Limasa y sus trabajadores, haciendo bien su tarea, y los ciudadanos, tratando de que lo que se ha limpiado se mantenga limpio", sentenció.

Otro de los aspectos llamativos de su intervención fue el uso que hizo en su discurso del II Plan Estratégico, fruto del consenso de las administraciones y agentes sociales y económicos presentes en la Fundación Ciedes, y sobre el que aseguró es su "modelo de ciudad". De las líneas maestras de esta planificación hizo hincapié en la apuesta por el litoral. "La ciudad tiene que volver al mar y potenciar más su condición marítima y marinera", apuntó, y aprovechó para insistir en el proyecto del puerto deportivo de El Morlaco.

"Quiero que se sepa que dentro de nuestras posibilidades hacemos lo posible por responder a los problemas de los ciudadanos. Tendemos la mano para lograr el consenso con otras administraciones, siempre que estén dispuestas a poner los intereses de Málaga por encima de otras consideraciones", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios