Málaga

La retirada de los 'Invader' recaerá sobre los dueños de los edificios

  • Urbanismo, sin resolución aún, ha instado a los propietarios de los 15 inmuebles del Centro a intervenir para quitar los mosaicos

Uno de los mosaicos instalados en el Palacio Episcopal. Uno de los mosaicos instalados en el Palacio Episcopal.

Uno de los mosaicos instalados en el Palacio Episcopal. / javier albiñana

Los propietarios de los 15 edificios localizados en el entorno protegido del Centro histórico serán los que finalmente tendrán que asumir los costes de la retirada los mosaicos instalados por Invader. Eso siempre que, como parece, no sea posible imputar directamente al responsable de estas obras la factura de la reposición a su estado original de los inmuebles. La invasión de este artista internacional, materializada hace ahora casi un año, se ejecutó sin la preceptiva autorización de la Consejería de Cultura, necesaria al tratarse de un entorno catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), ni de los dueños de los lienzos en los que dejó su particular huella.

Sin autor directo al que culpar, la Gerencia de Urbanismo activó hace varios meses "informes técnicos" con los que tratar de normalizar la situación en el Centro histórico, reclamando para ello la actuación a los propietarios de los edificios afectados. Tras este primer paso, el gerente de Urbanismo, José Cardador, explicó que se dio audiencia a los dueños para que realizasen cuantas observaciones considerasen oportunas, estando aún a la espera de concluir los citados expedientes con las correspondientes resoluciones. Sobre ello, cabe recordar que uno de los afectados, el Obispado, ya adujo el pasado mes de febrero, tras recibir la orden de Urbanismo de actuar sobre el Palacio Episcopal, que no actuaría hasta disponer de la resolución de la Consejería de Cultura y conocer la decisión de la Fiscalía, que se ha implicado de manera directa en este asunto, llegando a querellarse contra Invader y Fernando Francés, director del CAC Málaga, por un presunto delito contra el patrimonio histórico artístico. Este último, ademas, fue llamado a declarar en calidad de investigado por el Juzgado número 6 de Málaga, después de ser admitida a trámite la querella del fiscal.

Por su parte, el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, admitió ayer lo "tremendo" de tener que actuar contra los propietarios, si bien aclaró que es la única vía legal que se puede aplicar en este caso, en ausencia del responsable directo. De manera detallada, el edil alude a los artículos recogidos tanto en la Ley Urbanística de Andalucía (LOUA), la Ley del Suelo nacional y la ordenanza de conservación municipal, en las que se apunta a la propiedad para la reposición del bien alterado. Al tiempo, el artículo 158 de la ley regional indica que los municipios "deberán dictar órdenes de ejecución de obras de reparación, conservación y rehabilitación de edificios y construcciones deteriorados, en condiciones deficientes para su uso efectivo legítimo, o cuando se pretenda la restitución de su aspecto originario", llegando a advertir la intervención subsidiaria y con sanciones económicas.

La explicación de Urbanismo fue confirmada por los Administradores de Fincas de Málaga, que, en la misma línea, subrayó la necesidad de saber quién es el autor material de las actuaciones. Con este movimiento, el Ayuntamiento pasa de defender el mantenimiento de los mosaicos, a instar a su retirada. El alcalde, Francisco de la Torre, ya dijo en junio del año pasado que se trataba de obras que "enriquecen la ciudad". Ayer, por el contrario, vino a comparar la petición municipal con la de un grafiti que se pinta sobre un edificio. "Al igual que cuando hay un grafiti y no se sabemos quién lo ha puesto, es el propietario el que tiene que poner en condiciones el edificio; si éste no lo hace, o no tuviera medios, se actuaría subsidiariamente en el plazo que hay que dar previamente", expuso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios