La sequía y el frío retrasan la floración de las peores especies para los alérgicos

  • Los niveles de polen son casi nulos a un mes del inicio de la primavera, pero subirán con el aumento de las temperaturas.

Apenas ha llovido este invierno y encima ha hecho mucho más frío de lo normal. La coincidencia de ambos fenómenos meteorológicos está teniendo una repercusión directa en el retraso de la floración de la mayoría de las especies vegetales de la provincia de Málaga, por suerte para los alérgicos. Pero en cuanto empiecen a subir las temperaturas, los expertos advierten de que se producirá una explosión de polen de algunas plantas y árboles que hasta ahora están contenidos por culpa de la sequía y el frío. Los cipreses y las parietarias, éstas últimas una de las más perjudiciales para los que sufren alergia, no han florecido todavía como suele ser lo habitual en esta época del año y los actuales niveles de polen en la atmósfera son prácticamente nulos. Más que la falta de lluvias, lo que explica esta situación, según María del Mar Trigo, profesora de Biología Vegetal de la Universidad de Málaga (UMA), son las dos semanas con temperaturas tan bajas que ha vivido la provincia y que han retenido la polinización de estas especies con respecto a lo que ha ocurrido en los últimos años, en los que se solía adelantar incluso al mes de enero.

Pero en los últimos años las temperaturas no habían sido tan frías como lo están siendo este invierno y los alérgicos están respirando tranquilos este año. Al menos de momento, porque la tendencia puede invertirse si el frío empieza a remitir y las temperaturas suben. Y si además llueve, aunque sea poco en los próximas semanas, los niveles de polen no distarán mucho de los de años anteriores. El mayor pico de la floración de las especies más alergógenas llegará en primavera si el tiempo se comporta conforme a lo normal en esta época. Eso quiere decir, según la experta, que el próximo mes de marzo comenzará el verdadero calvario para los alérgicos con la explosión polínica de los plátanos de sombra tan extendidos en las zonas verdes de la capital malagueña.

Pero hasta mediados de abril no se espera el boom polínico de las dos especies más alergógenas. Los olivos y las gramíneas, a cuyo polen son sensibles el 80% de los alérgicos de la provincia, no tendrán su mayor pico hasta mayo, por lo que aún el tiempo puede cambiar mucho. Pero aunque no llueva demasiado hasta entonces, Trigo señaló que los árboles, como los olivos, los encinas, los alcornoques o los pinos, no se verán especialmente afectados por la falta de lluvias y "tendrán un comportamiento normal al de otros años".

Sí dependerán de las próximas lluvias la floración de las especies herbáceas como las gramíneas, cuyos niveles de polen podrían ser este año especialmente bajos si no llueve desde ahora hasta finales de marzo o principios de abril. Hasta ahora, la profesora de la UMA aseguró que lo que ha llovido es suficiente para mantener la humedad del suelo y que las plantas se desarrollen. Pero aún habrá que esperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios