El retraso en los desvíos de tráfico deja al Metro "sin tiempo para imprevistos"

  • La Junta ya asume que habrá que cerrar el tajo de la Alameda de forma provisional para la Semana Santa y reabrirlo después

El calendario del tramo del Metro al centro se aprieta sobremanera. El retraso en la obtención de las autorizaciones por parte del Ayuntamiento de Málaga para impulsar los desvíos de tráfico previos al arranque de las obras del suburbano en el lateral norte de la Alameda Principal deja sin margen de error a las empresas adjudicatarias del tajo. Tanto es así que el propio delegado de Fomento, Francisco Fernández España, es contundente: "Nos estamos quedando sin tiempo para imprevistos en la obra". En clara alusión a la posibilidad de toparse con restos arqueológicos en el desarrollo de una obra con un plazo fijado de 28 meses.

Un simple ejercicio matemático ya permite concluir las dificultades con las que se topa el proyecto para que los trenes lleguen hasta la futura estación Atarazanas a finales de 2017. En el mejor de los casos, siempre que se cumpla esta previsión temporal, la infraestructura no estaría culminada hasta noviembre o diciembre de 2017.

La afirmación del responsable autonómico parte de una realidad temporal. No será hasta que el área de Movilidad otorgue el grueso de las autorizaciones para los desvíos, lo que podría tener lugar esta misma semana, cuando empiece a contar el plazo de dos meses que se da la unión temporal de empresas constructora para desarrollar esta primera fase de la intervención. Contando con que se cumpla este último parámetro, la obra civil de adecuación de estos desvíos no estará culminada hasta finales de septiembre o principios de octubre. La previsión inicial de la Administración regional es que ese primer paso se hubiese dado a finales del presente pasado mes de mayo.

La consecuencia casi segura de ese retraso es que en el seno de la Agencia de Obra Pública de Andalucía, dependiente de la Consejería de Fomento, se asume la práctica imposibilidad de tener terminados los trabajos en superficie en la parte norte de la Alameda para antes de Semana Santa.

Esta circunstancia obligará a añadir cerca de dos meses al calendario de ejecución de la infraestructura, dada la necesidad de retirar parcialmente el recinto de obra en este punto de la ciudad y cubrir de manera provisional las zanjas que estén abiertas para permitir el paso de las cofradías de Semana Santa. Una vez culminado el evento, la operación ha de repetirse pero a la inversa; es decir, de nuevo habrá que montar el recinto de obra y retirar la cubrición provisional para continuar con los trabajos de adecuación del futuro túnel. Al tiempo a sumar hay que añadir un sobrecoste que, por el momento, no tiene cuantificación.

Precisamente, en la reunión que el pasado viernes mantuvo Fernández España con la concejala de Movilidad, Elvira Maeso, en la que participaron técnicos de ambas instituciones, ya se puso sobre la mesa esta cuestión. "Adelanté que casi con toda probabilidad habrá que acometer una reposición provisional para Semana Santa", expuso el delegado andaluz. A pesar de la incidencia que ello tiene, confió en que no se vea afectada la fecha de puesta en servicio del suburbano hasta la estación Atarazanas a finales de 2017, calendario al que está obligado el Metro conforme al acuerdo alcanzado con la concesionaria, Metro Málaga, y el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

El encuentro sirvió apenas para precisar ciertas cuestiones a las que ha de responder la UTE del tramo de la Alameda, integrada por Acciona y Sando, en cuanto a la entrega de documentación técnica a lo largo de esta semana para recibir "a la máxima celeridad" los permisos por parte del Consistorio. Fernández España aludió, no obstante, a la posibilidad de que los citados permisos se concedan siempre condicionados a la entrega de esos documentos. Hasta la fecha, las autorizaciones por parte del Ayuntamiento se han ido concediendo a cuentagotas, restando aún los de mayor envergadura. La semana pasada sí se otorgaron algunos permisos para actuar de manera inicial en la Avenida Manuel Agustín Heredia, en la Alameda de Colón y en la Alameda de Colón. Y más alejados del centro, Movilidad sí dio luz verde al arranque de la obra civil de adecuación de los desvíos de la calle Gutenberg y Arroyo de los Ángeles, entre otros.

Será para después de vacaciones cuando se organicen reuniones informativas con colectivos vecinales y comerciales del entorno del centro, tal y como había reclamado el Ayuntamiento, para ofrecer detalles sobre las diferentes fases de adecuación y construcción del tramo Guadalmedina-Atarazanas, de apenas 295 metros de longitud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios