La falta de reumatólogos en los hospitales comarcales obliga a pacientes a viajar a la capital

  • La asociación que agrupa a los afectados de artritis reumatoide lleva "años" pidiendo que la atención se acerque a los enfermos

Lo más visible de los enfermos de artritis reumatoide son las manos deformadas. Pero la enfermedad puede incluso ir destruyendo los riñones, los pulmones, el corazón o los ojos. Un deterioro que va acompañado por fuertes dolores. Es una enfermedad grave que genera algún tipo de incapacidad en tres de cada cuatro pacientes. En los casos más extremos, el enfermo queda postrado en una silla de ruedas.

Paradójicamente, estos pacientes con problemas de movilidad deben desplazarse desde toda la provincia hacia la capital para recibir asistencia sanitaria. La razón es que ninguno de los hospitales comarcales tiene reumatólogos para tratarlos.

La Asociación Malagueña de Artritis Reumatoide (Amare) exigió ayer que se dote de estos especialistas a los hospitales de Vélez, Marbella, Ronda y Antequera para que se acerque la atención a estos pacientes. "Llevamos siete años peleando por esta reivindicación y ni la Consejería de Salud ni la Delegación nos dan una respuesta", protestó la presidenta de Amare, Remedios Gómez.

En la provincia hay unos 12.000 enfermos, entre los que hay desde bebés de meses hasta ancianos. "Esta patología no tiene edad, pero sí sexo", aclara Gómez, ya que las tres cuartas partes de los afectados son mujeres.

El tratamiento dura casi tres horas y consiste en suministrar un suero elaborado de forma específica para cada paciente. Entre los análisis previos que deben hacerse, los enfermos pasan en el hospital unas seis horas. Desde Amare se apunta que aquellos afectados que vienen desde los municipios más alejados de la capital deben salir a las 5:30 de la mañana de sus pueblos y con suerte vuelven a última hora de la tarde.

"Exigimos a Salud que dote de especialistas a los hospitales comarcales porque es penoso que para ponerse un suero haya que venir a Málaga. Además, hay que tener en cuenta que son personas que están en sillas de ruedas, que tienen prótesis o que usan muletas", recalcó la presidenta de Amare.

Los especialistas comparten la reivindicación de los pacientes. Un médico estimaba ayer que en la provincia haría falta "el doble" de reumatólogos. En la actualidad, el Clínico y el Carlos Haya -los únicos que tienen la especialidad- suman 12 profesionales. "No llegamos ni a la mitad de la cifra de reumatólogos recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Eso supone una sobrecarga para los facultativos; pero además, el hecho de que no haya Reumatología en los hospitales comarcales es un trastorno para estos pacientes con serios problemas de movilidad", apuntó un profesional.

12.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios