Tras el roscón, toca dieta y ejercicio

  • Especialistas recuerdan que los excesos navideños incluso descompensan patologías

Hoy se acaban las fiestas. Después de un mes de excesos, ahora toca dieta y ejercicio. Se estima que los españoles engordan de media entre dos y cuatro kilos durante las fiestas navideñas. Pero los especialistas advierten que además de coger michelines, estas fechas suelen traer aparejadas descompensaciones de numerosas patologías, como la diabetes, la hipertensión o el colesterol. "Sobre todo se descompensan aquellas enfermedades que no duelen, como la diabetes", apunta Rosalía Rioja, especialista en nutrición del Hospital Clínico. Por eso, esta enfermera de la Unidad de Endocrinología recomienda recuperar a la mayor brevedad una alimentación equilibrada y la actividad física. "Para bajar de peso no hay que hacer ninguna dieta restrictiva ni extraña, sino dieta mediterránea. Y acompañarla con ejercicio. Sin ejercicio no hacemos nada", insiste.

El problema de las fiestas navideñas es que a los excesos alimenticios se une el sedentarismo, con largas sobremesas compartidas con los compañeros de trabajo, la familia o los amigos. La recomendación de los especialistas es seguir la pirámide de alimentos que aconseja comer mucha fruta, verdura, cereales, legumbres y hortalizas. Algo menos de carne de aves, pescados y huevos. Un poco menos aún de carnes rojas y, muy ocasionalmente, dulces. "Todo con aceite de oliva", recomienda Rioja. Y añade: "Los dulces, para el domingo". La nutricionista del Clínico aclara que los dulces deben restringirse no solo por su alto contenido en azúcar, sino también por su gran cantidad de grasa. Además, hace una aclaración muy oportuna. El roscón de Reyes no engorda mucho. El problema es que sus calorías se multiplican al añadirle la nata.

Katia Vandekerchove, nutricionista del Hospital USP de Marbella, da una información útil ya para las próximas navidades. "Los kilos que ganamos no son solo fruto de comer demasiado, sino también de beber demasiado". Las bebidas carbonatadas y alcohólicas, junto al exceso de sal de algunas comidas, provocan una importante retención de líquidos. Desde el Hospital USP se recuerda que 100 gramos de turrón proporciona 500 calorías diarias, lo que equivale a la cuarta parte del aporte diario necesario. "Deberíamos concienciarnos de que solo podemos, y entre comillas, pasarnos los días clave como son 24, 25, 31 de diciembre y 1 de enero. El resto de los días estamos obligados a moderarnos y no andar picando turrones y polvorones a diario", apunta Vanderkerckhove. No seguir los consejos de los expertos a la larga se nota. En la báscula y en la salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios