Mucho ruido y pocos 'burkas'

  • Ni una incidencia tras la aprobación en Coín de una norma que prohíbe el uso de velos en las mujeres, una medida considerada innecesaria por la mayoría de vecinos

Comentarios 1

Fue a finales de junio cuando Coín llevó a Pleno una moción para prohibir el uso del nikab y el burka, los velos integrales que ciertas ramas del Islam más conservador impone a sus mujeres. Así esta localidad del Guadalhorce se convertía en el primer municipio no catalán de todo el país en prohibir este tipo de indumentaria.

A la ciudadanía les sorprendió la moción realizada por el equipo de gobierno, una coalición entre PSOE y PA. La sorpresa quizás fue mayor debido a que de 22.000 habitantes de Coín, sólo unas 900 personas provienen de países donde la religión musulmana tiene una incidencia mayoritaria, y de éste número de habitantes prácticamente nadie provenía de lugares donde el nikab o el burka se usaban normalmente.

El debate estaba en la calle. Muchos aprobaban esta medida, mientras que otros se mostraban críticos y veían en la moción una manera de distraer otros problemas del municipio y darse así un poco de publicidad mediática. Para los más, en cambio, era insignificante porque no habían visto a nadie por las calles de Coín con algún tipo de velo integral.

Algunos medios nacionales, conscientes del filón, no tardaron en poner su punto de mira en el pueblo y se pudo ver a una periodista paseando por las calles de Coín con un velo integral mientras un fotógrafo la inmortalizaba entrando a edificios públicos y comercios. Para la concejal de Igualdad en el Consistorio, Inmaculada Agüera, esto fue "pura manipulación e intento de provocación".

Esta especie de estudio se llevó a cabo a la vez en los tres municipios que habían iniciado la prohibición de la prenda. La moción salió adelante con los votos favorables de PP, Alternativa Ciudadana Coineña y la coalición PSOE-PA, Agrupación Coineña se abstuvo e IU votó en contra.

Desde la prohibición no ha habido mayores problemas, al igual que no los hubo antes de la aprobación de la norma, puesto que en todo el municipio apenas se ha visto uno o dos nikab y ningún burka. Además, en ningún caso estas prendas se han utilizado en centros públicos.

Francisco Enrique Llagas, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Coín, afirmó que su partido "está totalmente en contra" de que la mujer lleve burka o nikab, pero no votaron a favor porque "la prohibición además de ser desproporcionada no favorece la integración e incluso puede dar lugar a la marginación".

Durante el transcurso de dicho Pleno, IU trató de dejar clara su posición ya que considera que si bien "la prenda es discriminatoria para la mujer, esta norma puede favorece la proliferación de guetos". El propio Llagas insistió en que "no ha existido ningún problema después de la aprobación de la ley al igual que no lo hubo antes".

Sin embargo, la edil de Igualdad defendió que no existe ningún tipo de polémica por la aprobación de la norma "salvo la que se le quiera dar en los medios" y afirmó que desde la aprobación no ha habido ningún tipo de incidente a reseñar, incluso "los colectivos musulmanes de la localidad no se opusieron a la propuesta e incluso lo vieron como un elemento positivo que puede favorecer a la sociedad".

Agüera tiene claro que la medida se ha llevado a cabo para lograr una igualdad plena entre hombres y mujeres en la localidad, "no como ocurren en otros países donde la mujer no tiene ningún tipo de derecho".

La medida, tachada de electoralista desde ciertos sectores, no ha provocado ni disputas ni enfrentamientos y quizás la norma no era tan "necesaria" como en un principio se pensó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios