Los 'sanchistas' buscan candidato tras la renuncia de Ignacio López

  • Los partidarios de Pedro decidirán esta semana quien medirá sus fuerzas con Ruiz Espejo y García

Ignacio López posando en la calle Larios. Ignacio López posando en la calle Larios.

Ignacio López posando en la calle Larios. / Javier Albiñana

Fue el último de los tres aspirantes en dar el paso y, con las dudas de Ferraz de por medio, anuló la rueda de prensa en la que iba a presentar su candidatura "por motivos personales". Y ayer, Ignacio López, considerado la cabeza visible del sanchismo en Málaga, decidió que finalmente no será precandidato a la Secretaría General del PSOE malagueño y, por tanto, no optará a liderar el partido en la provincia.

Sin embargo, el sector sanchista de los socialistas malagueños no piensa tirar la toalla, ya que el propio López confirmó que la semana que viene los cercanos al secretario general decidirán si presentan un nombre alternativo para luchar por encabezar el partido, teniendo en cuenta que consideran que ninguno de los dos precandidatos que ya han iniciado la carrera a liderar el partido, Soraya García Mesa y José Luis Ruiz Espejo, es considerado realmente "un cambio" respecto a la dirección actual.

López es miembro de la Ejecutiva federal del PSOE, concretamente secretario de Movimientos Sociales, y apoyó claramente a Pedro Sánchez. Han sido muchos los que le han animado a través de las redes sociales y personalmente, tras el congreso del PSOE-A, a dar el paso en Málaga, una vez que el actual líder malagueño, Miguel Ángel Heredia, anunció que no se presentaría a la reelección. Sin embargo, ahora López lo ha sopesado y no aspirará a la Secretaría General malagueña.

La decisión llega un día después de que los sanchistas decidieran en cónclave continuar con una tercera candidatura para enfrentar a la oficialista de José Luis Ruiz Espejo, y la de la alcaldesa de Benaoján, Soraya García, quien expresó su apoyo a Susana Díaz en las primarias nacionales que perdió ante Pedro Sánchez. En dicha reunión, los fieles al secretario general decidieron unir fuerzas con la candidatura de García, con el objetivo de redoblar el pulso al oficialismo.

El alto porcentaje de avales necesarios para formalizar las candidaturas -el 20% de la militancia, lo que supone en torno a 1.300 firmas- fue motivo de preocupación para López desde antes de anunciar que se presentaría como precandidato. Precisamente, en su perfil en Facebook el pasado 2 de agosto, reclamó que para la elección del secretario general de Málaga se exigiera un 3% de avales y no un 20%, al poderse elegir entre ambos porcentajes, según "lo establecen los estatutos aprobados en el 39 Congreso del PSOE".

A su juicio, la primera opción -3%- "es un cambio que fomenta la participación de la militancia" mientras que la segunda "es la negación del cambio y un cerrojo a esa participación". "Empecemos a cambiar todos juntos para pasar de las palabras a los hechos, en nuestra mano está", finalizó. Ahora, con un filtro del 20% y sin candidato en firme, los 'sanchistas' encaran su particular contrarreloj para entrar en la carrera por el liderazgo del partido en Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios