El sector de automoción pide al Gobierno nuevos incentivos

  • Las matriculaciones cayeron el año pasado casi un 21,6% en la provincia, si bien la venta a particulares fue aún menor · Las marcas siguen haciendo todo tipo de descuentos

Comentarios 1

El 2011 no ha sido nada bueno para la venta de vehículos. Es una de las principales inversiones que realiza el ciudadano y, en plena crisis y caída libre del consumo, muchos malagueños han preferido aguantar el máximo tiempo posible con sus coches usados antes que comprarse uno nuevo. Ha sido un mal año para el sector y éste reclama al nuevo gobierno de Mariano Rajoy que cree algún tipo de incentivo que impulse las ventas, que descendieron un 21,6% en Málaga el año pasado y un 17,8% en el conjunto nacional, según los datos facilitados ayer por la patronal Faconauto.

En 2011 se matricularon en la provincia de Málaga un total de 21.317 vehículos frente a los 27.223 del año anterior. El descenso fue especialmente sangrante en el área de particulares -el más importante- ya que se vendieron 13.207 turismos, un 31,3% menos que en 2010. Las ventas a rent a car se mantuvieron estables (apenas disminuyeron un 1,5%) y creció ligeramente las matriculaciones a empresas (3,5%).

Málaga fue la provincia andaluza donde menos cayó la matriculación de coches debido en gran parte al dinamismo migratorio de la provincia y a la importancia del turismo. No obstante, los números son malos y peores que la media nacional. Como dato curioso cabe señalar que la venta de coches ha caído en todas las provincias españolas. El menor descenso se ha producido en Las Palmas (solo un -0,7%) y el mayor desplome ha tenido lugar en Cuenca (-40,8%).

Juan Peña es presidente de la Asociación Malagueña de Automoción (AMA) y propietario del concesionario Garum Motor de Ford. Señala que el año ha sido peor de lo esperado ya que "pensábamos que el primer semestre iba a ser malo pero que se iba a recuperar en la segunda parte del año, cuando realmente ha sido peor, de forma que para 2012 no vamos a hacer predicciones porque no somos buenos haciéndolas". Peña subraya que el sector lleva cuatro años de caídas continuadas y que ahora venden "menos de la mitad" que en 2007.

En este contexto, el presidente de AMA confía en que el nuevo Gobierno del PP incentive la compra de vehículos porque, entre otras cosas, "permite recaudar más impuestos y que haya menos siniestralidad y más eficiencia medioambiental porque los coches nuevos están mejor preparados". Rajoy no ha hecho ninguna referencia al sector de la automoción en las primeras medidas que aprobó el Consejo de Ministros el pasado 30 de diciembre, pero los empresarios esperan que sí las aplique en los próximos meses.

Mientras tanto, las marcas están aguantando el tirón como pueden. Siguen haciendo todo tipo de descuentos a la espera de que remonte la economía. Peña asegura que "el mercado español es el más competitivo de toda Europa y las marcas lo siguen considerando estratégico, pese a que ha sido uno de los que más se ha erosionado junto con Grecia o Portugal". En cualquier caso, el presidente de la patronal Ganvam, Juan Antonio Sánchez, explica que el año pasado desaparecieron 500 empresas y 5.000 empleos en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios