La sequía llegará en octubre a los embalses del Guadalhorce

  • La Junta calcula que con las aportaciones de agua que se han producido ese es el plazo estimado para pasar al siguiente nivel

Reunión del comité de gestión del sistema del Guadalhorce celebrada ayer. Reunión del comité de gestión del sistema del Guadalhorce celebrada ayer.

Reunión del comité de gestión del sistema del Guadalhorce celebrada ayer. / m. g.

Los tres embalses del Guadalhorce entrarán en fase de alerta por sequía en octubre. Es el escenario más probable de los cuatro estudiados por los técnicos de la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ante el panorama actual durante el transcurso de un año hidrológico en el que las aportaciones de agua a los pantanos han sido de entre un 25 y un 50% respecto a la media histórica.

Si las cuentas no fallan al comienzo del próximo año hidrológico, es decir, el 1 de octubre, el volumen de agua embalsado en los tres pantanos se situará entre los 133,39 y los 120,36 hectómetros cúbicos asumiendo que continúe la senda de las lluvias de los últimos meses. Una cantidad que tanto en el Plan Especial de Sequía de la Cuenca Mediterránea Andaluza de 2007 como en el actual, que se encuentra en revisión, supondría pasar al nivel de alerta por sequía y aplicar restricciones.

El volumen de agua en los pantanos podría bajar a los 120 hectómetros cúbicos

El cálculo parte de que a estas alturas del año hidrológico no se espera que haya mucha diferencia entre las distintas hipótesis de aportaciones al haber transcurrido ya la mayor parte de los meses de posibles precipitaciones, razón por la cual se estima que se mantendrá la aportación de agua de lluvia entre el 25 y el 50% de la media. Así, en los embalses de Guadalhorce y Guadalteba se han recogido entre octubre del año pasado y finales de abril 315 litros por metro cuadrado y 390 en el Conde de Guadalhorce, cuando en este último la media histórica de precipitación del periodo 1943-2015 es de 464,8 litros por metro cuadrado anuales.

La Junta de Andalucía dio a conocer ayer estos datos en la reunión informativa del comité de gestión del sistema de explotación Guadalhorce-Limonero, al que asistieron representantes de Emasa, Acosol, organizaciones agrarias, comunidades de regantes, ayuntamientos y consumidores. La conclusión que la Delegación Territorial de Medio ambiente y Ordenación del Territorio quiso transmitir es que el suministro de agua tanto para el abastecimiento humano como para riego de este sistema que abastece tanto a Málaga capital como a la comarca del Guadalhorce "está garantizado" hasta el final de este año hidrológico que termina el 30 de septiembre, al igual que para la Costa del Sol Occidental cuyo sistema de explotación también fue analizado en la reunión.

Pero en previsión de que haya que decretar la alerta, ya se contemplan una serie de medidas de prevención como el seguimiento de los niveles de los acuíferos y los consumos de todos los municipios de la zona del Guadalhorce que se abastecen de aguas subterráneas, así como reuniones periódicas con los regantes para regular los riegos si la situación empeora de aquí a octubre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios