Los sindicatos piden otro sistema para sustituir las bajas docentes

  • Es una de las principales medidas que recogen para mejorar la calidad educativa · Creen que la Junta "desvía la atención" con el debate del adelanto de curso

Los docentes están hartos de que la Junta de Andalucía sólo cubra las bajas de larga duración, es decir, la de más de 15 días. Creen que sin un sistema de sustitución ágil la calidad educativa "nunca se mejorará". Es una de las propuestas que hace Comisiones Obreras para conseguir más calidad educativa. "Cada delegación provincial debería poder cubrir sus propias bajas de corta duración", explica José Fernández, secretario de la Federación de Educación de este sindicato.

No es el único que lo cree. En UGT también abogan por la misma medida. "Para mejorar el sistema educativo hace falta más personal y que el que hay sea sustituido con rapidez", añade Teresa Blanca, máxima responsable provincial de Educación en la Unión General de Trabajadores. "¿Para qué servirá adelantar el curso si cada año se comienza con numerosas vacantes en cada centro?", se pregunta a su vez Gonzalo Guijarro, portavoz de la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA).

"Nosotros creemos que la negociación debe ir más allá de tener tres o cinco días más de clase o si es mejor o peor la jornada continua. El debate es mucho más profundo", destaca Teresa Blanca, que cree que la Junta "trata de desviar la atención" sobre aspectos "que incidirán poco en la mejora de la calidad". "Hacen falta muchas otras cosas antes que cuatro días más de clase", subraya Fernández. "Habría que negociar cómo se hace, pero debería existir una bolsa provincial en la que haya profesores preparados para ser llamados una tarde y empezar a trabajar al día siguiente, no con la diferencia de 48 horas que se hace ahora", afirma el responsable de Comisiones Obreras.

La creación de mecanismos para la sustitución de manera inmediata de cualquier baja que se produzca en un colegio o instituto es sólo el primer paso. Hay otros tres aspectos que preocupan, y mucho, a los docentes. El primero es la reducción de la ratios en las clases. "Este año ha habido 2.300 docentes más y es un buen paso, pero para conseguir bajar las ratios hacen falta al menos un millar de docentes más", explica Fernández. Pero no sólo hacen falta profesores, sino que los sindicatos creen que es necesario también dotar a los colegios con personal de apoyo. "Básicamente, monitores, educadores y formadores que nos apoyen en la labor educativa", dice Blanca, que explica que a los maestros cada vez se le piden más cosas: "parece que los colegios deben solucionar todos los problemas, como la educación vial, la sexual, enseñar a los niños a ser buenos consumidores...".

Ello reincidiría también en los desdobles de las líneas, que permitirían también "la calidad de enseñanza en su totalidad", cuenta por su parte Guijarro, pide también que se cumplan los reglamentos de orden y funcionamiento de los centros. "Sobre todo porque hay ocasiones en los que no se hace y al final el profesor se ve desautorizado, por ejemplo, a expulsar a un alumno que tenga varias amonestaciones que lo único que hace es molestar en clase e incidir negativamente en el rendimiento de sus compañeros", dice el portavoz de APIA.

Los sindicatos también piden la potenciación de los Programas de Cualificación Inicial en los institutos, donde los alumnos que tienen más problemas para estudiar puedan aprender una profesión, "ya que en muchas ocasiones es la única forma de satisfacer sus necesidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios