El nuevo sistema de carga y descarga en el centro entrará en servicio con casi un año de retraso

  • Limitará la distribución de 07:00 a 11:00; se controlará el tiempo de los camiones en las zonas de estancia

El Ayuntamiento de Málaga quiere emplear las últimas innovaciones tecnológicas y su apuesta por el uso del teléfono móvil para mucho más que para hablar en el nuevos modelo de carga y descarga del centro histórico. Según informó el responsable de la Asociación de Distribuidores de Bebidas y Alimentos, José Villores, el área de Movilidad quiere implantar un sistema que permita medir el tiempo que los vehículos de mercancías permanecen en las zonas reservadas para la carga y descarga, al objeto de evitar "que haya vehículos que se queden ahí todo el día".

Villores relata la información que facilitada en los últimos meses por los responsables municipales en los encuentros mantenidos para poner en marcha, previsiblemente antes de final de año, el nuevo modelo de carga y descarga en el casco histórico. Actuación que acumula ya varios meses de retraso, dado que el compromiso inicial del Ayuntamiento era que el mismo entrase en funcionamiento a principios de 2013.

Según el representante de los empresarios, la previsión municipal pasa por crear un sistema telemático que permita controlar cada camión y el tiempo de estancia en los puntos delimitados. "La idea es que cuando llega el conductor se conecte con el móvil a un poste que habrá en esa parada; éste dispondrá de un tiempo razonable para hacer el reparto, debiendo abandonar la zona en un tiempo concreto", explicó Villores. Para que funcione, los transportistas deberán darse de alta en un sistema.

Ésta se anuncia como una de las novedades del nuevo sistema de carga y descarga del casco antiguo, pero no la única. Las otras modificaciones, ya apuntadas meses atrás, afectan, de un lado, al horario en el que se podrá realizar la tarea de descarga; las zonas de parada permitidas, y la dimensión de los vehículos a los que se dará acceso al espacio de la 'almendra'.

En el primero de los casos, la normativa que ya ultima el Consistorio eliminará de raíz la posibilidad de descargar mercancías por la tarde y por la noche. De lunes a sábado la franja autorizada se extenderá desde las 07:00 hasta las 11:00, en un intento claro del Ayuntamiento por eliminar la presencia de vehículos y repartidores en los tiempos en los que pueda haber mayor presencia de ciudadanos en la calle. Esta franja supone una hora más de la que disponen los empresarios por la mañana.

Villores admite que se trata de una solución que requerirá del consenso de todos los actores afectados. En especial de los hosteleros. "Habrá que educar los empresarios de la hostelería para que a primera hora de la mañana tengan a alguien que recoja la mercancía; tienen que concienciarse de ello, más aún cuando nos dicen que una vez entren en marcha los cambios, la Policía actual de manera contundente contra quien no respete la ordenanza", expuso.

En cuanto al número de paradas, el representante de la Asociación de Distribuidores de Bebidas y Alimentos hizo hincapié en cuatro puntos: Molina Lario, "que va a ser el punto fuerte", reserva que podría extenderse hacia Postigo de los Abades una vez se ejecute el proyecto de semipeatonalización del entorno de la Catedral, y la calle Martínez, entre otros. La ordenanza permitirá un aumento del peso de los vehículos, que podrán alcanzar hasta 9.000 kilogramos, 4.000 más hasta ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios