Las becas sufrieron el año pasado el primer recorte en una década

  • Desde el curso 2003·/2004 las ayudas a los estudios en la UMA no habían retrocedido

El Gobierno redujo las becas el curso pasado por primera vez en una década. Desde 2003/2004 las ayudas del Ministerio de Educación habían crecido ininterrumpidamente, hasta que el año pasado cambiaron definitivamente de dirección. La cifra de estudiantes que obtuvo ayudas se elevó el curso 2011/2012 a 14.774 en la Universidad de Málaga (UMA). En conjunto recibieron 42,9 millones de euros.

En este grupo se encuentran todos los alumnos que lograron algún tipo de apoyo económico del Ministerio de Educación, desde las tasas, a las becas de material, transporte, residencia o salario, en este último caso por pertenecer a familias de muy bajos recursos. Ese año la consignación económica, de acuerdo con los datos que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE) subió un 12% respecto al ejercicio anterior, mientras que la cifra de alumnos lo hacía un 7,6%.

Aunque los últimos datos facilitados por la Universidad de Málaga correspondientes al curso pasado todavía no contabilizaban a la totalidad de los becarios y receptores de ayudas y, por tanto, son provisionales, indican una drástica caída, con 10.593 beneficiarios de ayudas del Ministerio de Educación y una suma global de 28,6 millones de euros.

Aún a falta de precisar con los datos cerrados de cuánto será el retroceso, lo que queda claro es que el presupuesto de becas universitarias en Málaga no había retrocedido desde el curso 2003/2004. El año anterior a ese curso el importe de las becas fuede 18,9 millones de euros y se concedieron en total 25.255 ayudas (un alumno puede recibir varias: por ejemplo beca de matrícula, salario y residencia, de acuerdo con la terminología anterior). Sin embargo, en 2003/2004, el Gobierno recortó el número de ayudas un 14% y el importe en un 12%.

El curso siguiente se concedieron aún menos becas (-1%), pero el presupuesto global no varió. Los dos años siguientes las consignaciones económicas crecieron moderadamente hasta llegar a los 18,8 millones, aunque el número de beneficiarios seguía estancado, hasta que en el curso 2007/2008 comenzó el despegue con un 30% más de becarios (9.180 alumnos ) y 12% más en el presupuesto. Después fueron 9.977 estudiantes y 25,9 millones en 2008/2009, creció a a 11.887 receptores de ayudas (+25%) y 31,1 millones (+20%) en 2009/2010, para alcanzar en 2010/2011 los 13.724 beneficiarios (+15%) de ayudas que ascendían a 37,7 millones (+19%).

Entre 2004 y 2012 el importe global correspondiente a las becas compensatorias (que por ejemplo reciben estudiantes de familias de cuatro miembros que no ingresen más de 13.900 euros al año) se ha multiplicado por tres en una década hasta alcanzar los 14,5 millones de euros, mientras que las de residencia (para estudiantes de rentas bajas que deben residir fuera del domicilio familiar) se ha doblado para llegar a 9,2 millones de euros en la Universidad de Málaga.

El recorte a las becas se acentuará este curso una vez que se apliquen los nuevos criterios que sobre todo afectan a los estudiantes con menos ingresos familiares. Las ahora denominadas becas de renta y residencia experimentan un recorte del 50% en el importe respecto al año pasado, si bien los estudiantes pueden también aspirar a una ayuda adicional pero de cuantía variable que dependerá del número total de becarios y de los recursos disponibles, por lo que no conocerán su importe hasta bien entrado el año académico.

Además, los beneficiarios deberán acreditar que durante curso pasado aprobaron la totalidad de la materia o, en su defecto, que su nota media fue de 6,5 con el 80% de la materia superada en todas las ramas, salvo en las técnicas donde se exige el 60%.

El Ministerio de Educación también ha establecido criterios académicos para poder mantener la beca y no tener que devolver su importe, porque serán obligados a reintegrar las ayudas quienes no aprueben al menos el 50% de los créditos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios