Los supervivientes del Vinilo

  • El hotel NH acogió ayer la Feria del Disco con miles de piezas nuevas y de segunda mano de todos los géneros, épocas y desde uno a 70 euros · Unos 300 melómanos acudieron a comprar, vender y reivindicar el 'pick-up'

Apto para nostálgicos, coleccionistas y melómanos en general. Una feria del disco viene a ser como un viaje por los recuerdos sonoros y por un tiempo mejor en el que la música era patrimonio del pick-up. Málaga se acerca un año más a la afición de algunos por rescatar del olvido la banda sonora de un momento, el éxito de una banda añeja o para desprenderse de una música que ya acumula polvo en los cajones. El hotel NH acogió ayer un año más la Feria del Disco con miles de ejemplares de vinilo, CDy hasta DVD de todas las épocas y géneros.

"Aquí puedes encontrar desde discos por 1 euro hasta uno de una edición mexicana de 1983 de barón Rojo por 70 euros, y que en internet puede costar hasta 300 euros", comenta Antonio Mendoza, uno de los tres organizadores de esta edición. A las 13:00 una veintena de manos se movían cual rastrillos en la arena, en busca de algún título difícil de encontrar o de otro superviviente del naufragio al que someten las modas. La variopinta oferta desfilaba por las cajas procedentes del intercambio o venta de aficionados y de la adquisición de los organizadores a través de los stocks de las tiendas de discos. "Ahora ha vuelto la tendencia y algunos artistas como Fito y Fitipaldis o MClan editan sus discos también en vinilo", explicaba Ferry, otro de los organizadores del evento. Su puesto se diferenciaba del resto por la edición de un sello propio Collector's Series con el que promocionar a bandas desconocidas del sonido garage y punk.

Habituales en este tipo de convocatorias Antonio y Sonia ya habían encontrado dos de los vinilos que le faltaban a su colección casera: uno de Simply Red por 3 euros y otro de Bobby Brown por 5. "Somos amantes de los vinilos. Podemos tener en casa unos 70 entre elepés y singles de música negra. Puestos a recordar la adquisición más difícil nombran un disco de Stevie Wonder que ella le quiso regalar por sorpresa y que tardó meses en conseguirlo a través de la FNAC. "Huimos un poco de las bajadas de internet. Reivindicamos que haya ferias de aparatos, de pick-up antiguos", proclama Antonio.

La comodidad de las nuevas tecnologías parece no hacer mella en el deseo de estos amantes del revival por escuchar a sus grupos de cabecera como lo hicieran la primera vez. "El vinilo suena diferente, ese ruido que hace la aguja es insustituible", asegura Antonio. La afición de esta pareja a los formatos primitivos les ha llevado incluso a adquirir en otras ferias o a través de pedidos por internet discos de pizarra de Carlos Gardel, por ejemplo. "Ahora queremos conseguir unas agujas que convierten las 45 revoluciones en 38", añade.

Para Alonso y Carolina la visita de ayer a la feria de Málaga fue tan sólo una parada más entre otras de mayor enjundia, como las ferias de Sevilla, Madrid, Barcelona o Londres. "Allí hay tiendas enteras de vinilos", añade él. Aún así a casa se pudieron llevar un disco de BB. King y otro de Jimi Hendrix. "El que no hay forma de encontrar en ninguna feria o rastro es uno de rock sureño de Lynyrd Skynyrd", lamenta Alonso.

De 11:00 a 21:00 pasaron durante la jornada de ayer más de 300 personas , según los cálculos de la organización. "Esto lo hacemos más que nada por hobby, porque a veces no es rentable, tenemos que pagar la sala, el desplazamiento, etc.", sostiene Óscar. La próxima cita será en un hotel de Sevilla el primer fin de semana de noviembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios