Un informe suspende en materia de seguridad a 12 colegios de Málaga

  • De los centros escolares analizados, sólo tres consiguen una buena calificación · Las mayores carencias se han detectado en las medidas contra los incendios

Los colegios de Málaga tienen problemas con su seguridad. Al menos, es lo que dice un estudio que ha analizado la situación de una docena de centros educativos malagueños. La calificación media ha sido de "regular", por debajo de la media española y una de las seis de las 18 ciudades que suspende el informe, elaborado por la publicación Consumer Eroski.

Según el documento, las valoraciones globales de nueve de los colegios sometidos a estudio han estado por debajo del aprobado, mientras que sólo tres han obtenido buena nota. Once de los centros eran de titularidad pública y sólo uno concertado.

Las principales carencias que se encontraron tuvieron que ver con las medidas contra los incendios, el diseño y la aplicación de los planes de emergencia y la formación del personal. Así, por ejemplo, en cuanto a las salidas de emergencia, sólo en cinco casos las poseían y en uno de ellos tenían obstáculos en el camino. Además, sólo en dos de ellos estaban bien señalizadas.

En cuatro de los colegios afirmaron no realizar simulacros de emergencia anualmente ni informar a los alumnos de las instrucciones a seguir. Además, en cinco casos las puertas de algunas de las aulas se encontraban enfrentadas con las de otras clases, lo que dificulta la evacuación en caso de necesidad. Y, aunque todos poseían un botiquín, ninguno de ellos disponía de enfermería.

En cuanto a la seguridad exterior, todas las instalaciones visitadas poseían las porterías, canastas y el resto de elementos de juego bien anclados al suelo, aunque se detectaron algunos objetos rotos en dos de ellos. En cuatro colegios, el terreno de juego del patio no se encontraba en perfecto estado.

Eso sí, la seguridad interior de los inmuebles sí que recibió un notable, ya que en ninguno de ellos se encontraron deficiencias de mantenimiento graves ni elementos peligrosos o en mal estado en las aulas malagueñas.

La media de los centros estudiados es de 26 aulas (en la media del informe), 495 matriculados (75 más que la media) y 23 alumnos por clase (similar al resto de España).

En cuanto a los niveles nacionales, la seguridad de las instalaciones y la prevención en los colegios españoles sigue siendo "muy mejorable", según el estudio, que se ha centrado en 208 colegios de educación Infantil, Primaria y Secundaria (159 públicos, 13 privados y 36 privados concertados). El 27 por ciento de los analizados ha suspendido.

Sólo en Oviedo y San Sebastián todos los colegios superaron los cuatro bloques de parámetros de seguridad, pero Bilbao y Pamplona también obtienen buenos resultados y lo propio puede decirse de los de La Coruña, Madrid y Vitoria, con cerca del 70 por ciento de sus colegios sin ningún bloque suspendido. Mientras, al igual que Málaga, la situación es insatisfactoria en Sevilla (sólo un colegio de los doce examinados superó los cuatro apartados), Valencia y Granada (únicamente el 20 por ciento) y Almería un 30 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios