La falta de sustituciones cancela desde citologías a programas contra el tabaco

  • Los centros de salud, salvo los de los municipios más poblados del litoral, se quedan a medio gas por el cierre de tarde y el escaso personal debido a la "recortada" contratación de verano

A medio gas por vacaciones. Así se quedan los centros de salud de la mayoría de la provincia, a excepción de los de las localidades más pobladas del litoral con mayor afluencia turística. La falta de sustituciones y el cierre por las tardes para encajar el descanso anual del personal sin hacer casi contratos merma la asistencia en Atención Primaria hasta dejarla bajo mínimos. "Mi centro cierra el programa de niño sano durante el verano. Esta mañana ha venido una madre diciéndome que le daban cita para octubre, así que por vergüenza torera, he visto al niño haciendo un hueco como he podido". Así contaba un pediatra la realidad a la que se enfrentan día a día los profesionales por la falta de sustituciones. Muchos centros cierran este programa infantil, aunque dan la cobertura metiendo con calzador a los pequeños en las consultas ordinarias.

Trabajadores de distintas categorías y sindicatos coincidieron en denunciar el cierre de la mayor parte de los programas -como niño sano, cirugía menor, citologías o deshabituación tabáquica- o su notable reducción. El que se mantiene es el de embarazo. "Pero hemos puesto más citas de las habituales en julio y septiembre, para que en agosto la agenda no esté cargada porque no hay personal suficiente", explicaba un facultativo.

No hay instrucciones desde la Administración sanitaria. Cada centro tiene que gestionar el poco personal que no está de vacaciones para cubrir lo que les llegue. "Yo tengo que atender mi cupo de pacientes, el de un compañero que está de vacaciones y además ir haciendo hueco para ver a los bebés del programa de niño sano que está cerrado. Así que tienes que ir más acelerado. Los que soportan la carga de los recortes son los profesionales", reflexionaba un pediatra.

El SAS esgrime que, según los datos de veranos anteriores, las citas ordinarias se reducen hasta un 85% en Pediatría por las tardes en los centros de salud y hasta un 80% en las consultas de adultos. Además, argumenta que en horario de mañana, la demanda baja hasta un 20% en agosto en relación con la frecuentación fuera del periodo estival.

Un médico admitía ayer que la afluencia de pacientes baja y que en su centro -cubriéndose entre compañeros y con la sustitución de un facultativo por los tres que se van cada mes- de momento van sobrellevando la atención. "Pero estamos temblando, porque el problema va a ser si alguno falla porque se ponga malo. Porque estamos ajustados al máximo", reconocía. Además, explicaba que hay dificultades para contratar médicos porque muchos se han ido a trabajar a otras comunidades o al extranjero.

José Luis Sánchez, responsable de Atención Primaria del Sindicato de Enfermería, admitía que "nadie se va a quedar sin atender" por la profesionalidad y la vocación de los sanitarios de los centros, "pero no será con la misma resolución y rapidez". Además, Sánchez denunció que se están haciendo contratos no ya al 75% de la jornada laboral sino al 66%.

Para Juan Miguel Contioso, representante de UGT, el SAS vende el cierre por las tardes de los centros de salud como la gestión rentable de los servicios, "pero en realidad es la política de no contratar". Además, el dirigente ugetista recordó que el cierre vespertino se impuso hace tres años sin ninguna negociación con los sindicatos. "Los trabajadores del SAS no se merecen la sobrecarga laboral que sufren, ni los ciudadanos ni los visitantes se merecen estos recortes", protestó.

Trinidad Salcedo, responsable de Atención Primaria de CCOO, recordaba que en Málaga "la población no se va de vacaciones"; al contrario, recordó que aumenta por la llegada de turistas. Como ejemplo de la sobrecarga de los profesionales, citaba que una enfermera el miércoles tenía que atender a los 24 pacientes de su consulta más a otros 14 de no demorable. "El profesional se sobrecarga, se merma la calidad asistencial y la gente se cabrea porque no entiende las demoras", resumió. El delegado del Distrito Sanitario Málaga del Sindicato Médico, Carlos Camacho, también reprochó que se cierren programas "por una medida economicista" como no abrir por las tardes o llevar casi a cero las sustituciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios