Los técnicos no han hallado anomalías en el sistema de aire de la Ciudad de la Justicia

  • La Junta ha previsto un último examen hoy para saber por qué se propagó el olor de una autopsia

La Junta de Andalucía informó ayer de que las inspecciones realizadas los días 3 y 4 de enero a los sistemas de ventilación de la Ciudad de la Justicia para comprobar si hubo algún fallo que esparciera el mal olor de una autopsia, circunstancia que obligó a desalojar por unas horas el juzgado de incidencias, no detectaron ninguna anomalía en las conducciones.

La respuesta del Gobierno andaluz se produce un día después de que los forenses hicieran público un duro comunicado en el que descartaban cualquier error por su parte y achacaban a un fallo de las instalaciones la propagación del hedor de la necropsia practicada a un cadáver en avanzado estado de descomposición.

Según la nota difundida ayer por la Junta, los técnicos de las empresas constructoras del edificio tienen previsto realizar hoy un último examen destinado a localizar cualquier fuga que pueda existir, para lo que utilizarán humo de colores "que alertaría de alguna deficiencia". De momento, "todas las pruebas realizadas no permiten conocer la causas del mal olor que se produjo de forma puntual" el pasado 3 de enero.

La delegada provincial de Justicia, Aurora Santos, acusó ayer a los forenses de "tergiversar" la verdad e insistió en que el sistema de aspiración y ventilación del Instituto de Medicina Legal (IML) es independiente del resto de la Ciudad de la Justicia. Cada una de las tres salas de autopsias "dispone de una máquina que purifica, no recicla, y expulsa el aire totalmente limpio". Recordó que desde el 2 de enero se han practicado 26 autopsias y sólo la del 3 de enero causó problemas. Insistió en que no se hizo en la sala adecuada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios