El teléfono del mayor recibe 207 denuncias por malos tratos

  • El 47% de las personas que llamaron a este servicio de la Junta en 2009 prefirieron guardar el anonimato

El Teléfono de Atención a las Personas Mayores de Andalucía -900 858 38-, que gestiona la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, recibió durante 2009 un total de 1.035 llamadas de la provincia de Málaga, de las que 207 denunciaban situaciones de presuntos malos tratos, 83 más que en 2008. Del total de llamadas recibidas el pasado ejercicio, el 47% las realizaron personas que prefirieron guardar el anonimato, el 19 % eran familiares de la víctima, el 14% no tenían ningún parentesco y el 20% las efectuaron las propias personas afectadas, según informó ayer la Junta de Andalucía en un comunicado, precisando, además, que el 65% de las llamadas fueron hechas por mujeres.

En cuanto al motivo de las denuncias, destacan las que se produjeron por situaciones de negligencia o abandono de la persona mayor en su domicilio, con 108 casos; y por malos tratos físicos o psicológicos, con 66.

El perfil medio de la persona mayor que sufre maltrato es el de una mujer, viuda, con alrededor de 75 años, que padece alguna enfermedad crónica o demencia, que depende de su cuidador y que, en la mayoría de las ocasiones, sufre un aislamiento social.

Respecto al perfil del presunto maltratador, suele ser familia de la persona mayor, depende económicamente de la víctima, tiene antecedentes de violencia doméstica y sufre algún tipo de drogodependencia.

La delegada provincial para la Igualdad y Bienestar Social, Ana Navarro, afirmó que los datos de este servicio, que se facilita de forma "directa e ininterrumpida" todos los días del año, "dan muestra de la implicación social que cada vez más se produce por parte de las personas que, aún de forma anónima, denuncian estos casos y posibilitan la actuación coordinada de la Junta de Andalucía, los servicios sociales comunitarios de los ayuntamientos y la fiscalía para proteger a las personas mayores que son víctimas de estas situaciones".

Este servicio se facilita de forma directa e ininterrumpida todos los días del año. Se trata de un recurso consolidado tras su implantación en 1999 y que gracias a las denuncias posibilita a al gobierno andaluz el conocimiento y consiguiente actuación en este tipo de casos. Las medidas para atender cada caso se canalizan a través de la Delegación provincial para la Igualdad y Bienestar Social, con la intervención de los Servicios Sociales Comunitarios, la inspección de servicios sociales o de la fiscalía, dependiendo de la gravedad del maltrato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios