El temporal afectó a una docena de trenes y el AVE llegó con retraso

  • La normalidad volvió ayer a la estación María Zambrano, que se quedó sin parte de su cubierta

Doce trenes se vieron afectados la noche del domingo por el fuerte temporal de viento. Diez trenes de Cercanías de ambas líneas, tanto el de Fuengirola como el de Álora, tuvieron que ser transbordados desde y hasta Málaga y los viajeros de un tren procedente de Sevilla los trasladaron por carretera desde Cártama. Por otro lado, un tren AVE llegó a la estación María Zambrano con 30 minutos de retraso debido a la falta de tensión en Los Prados.

Sobre la catenaria, es decir, la electrificación, de la vía 1 cayó una lámina de revestimiento de la marquesina de la estación y provocó un cortocircuito que obligó a dejar sin tensión toda la electrificación de la alta velocidad. Se retiró el objeto y se repararon los desperfectos. Ese intervalo hizo que el tren de alta velocidad que tenía que llegar a Málaga a las 22:15 llegara a las 22:45.

Por otro lado, el viento tiró sobre las vías una torre de iluminación de un campo deportivo cercano a la altura del apeadero de San Andrés, en sentido Fuengirola. Esto provocó la falta de tensión entre las estaciones de Campanillas y eeropuerto y una decena de trenes afectados. No obstante, sobre las 3:30 el servicio quedó restablecido y ayer lunes los trenes circularon con normalidad desde primeras horas.

Al igual que la estación de autobuses, parte de la cubierta de la zona de andenes se desprendió y tanto las chapas como la fibra de vidrio amarilla se desperdigaban a decenas de metros de distancia. El solar vecino recibió muchos de los restos. Poco antes del mediodía unos operarios aún retiraban de los andenes trozos de uralita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios