El temporal golpea las playas

  • El levante seguirá soplando con fuerza en el mar hasta mañana por la tarde, mientras que en tierra la alerta se desactivará esta medianoche en toda la provincia

Es el tercer temporal de viento de levante que afecta a la provincia de Málaga en lo que va de año. De nuevo enormes olas, esta vez de hasta más de seis metros, están golpeando desde la madrugada de ayer las playas del litoral malagueño donde la regeneración de cara al inicio de la temporada veraniega prevista por la Demarcación de Costas se ha paralizado estos días a la espera de evaluar posibles nuevos daños. El impresionante oleaje dejó ayer imágenes impactantes a lo largo de toda la franja costera de la provincia, donde sus efectos no podrán ser valorados hasta que no remita por completo, mientras que en tierra se registraron una veintena de incidencias por culpa de las fuertes rachas de viento que se dieron en algunos puntos.

Según el servicio de Emergencias 112 Andalucía, ayer se recibieron cinco avisos por caídas y derrumbes de distintos elementos, como cables sueltos en Málaga capital y Alhaurín de la Torre, cristales en Torremolinos, una cancha de fútbol en Antequera y una estructura metálica de una vivienda en Teba. Además, hubo otras 19 incidencias en el tráfico por culpa de ramas caídas o contenedores, entre otros, que el viento arrastró hasta distintas vías de comunicación. Fue en Estepona donde se alcanzó la racha de viento más fuerte de la provincia, con una máxima de 76 kilómetros por hora, seguida de los 73 de Antequera, los 72 de Manilva y los 71 kilómetros por hora de Fuente de Piedra, según el Centro Meteorológico de Málaga. En Ronda el dato oficial sitúa la racha más fuerte en 59 kilómetros por hora, aunque una estación privada del municipio la cuantificó en 80.

De hecho, el temporal de viento dejó ayer diferentes incidencias en los municipios del interior de la provincia. Antequera, Campillos, Teba o Ronda fueron algunas de las localidades en las que los bomberos tuvieron que realizar saneamientos de fachadas, retirada de tejas, carteles o árboles que cayeron sobre la vía pública dificultando la circulación. Además, en el caso de Ronda, el Consistorio procedió al cierre de los dos principales parques de la ciudad, Alameda del Tajo y San Rafael, ante el peligro de desprendimiento de ramas de los árboles de gran porte.

El riesgo por fuerte viento en toda la provincia, salvo en la Axarquía, se mantendrá hasta esta medianoche cuando tenderá a amainar. No será así en el mar donde la alerta naranja por intensos fenómenos costeros permanecerá activo hasta las 8:00 horas de mañana y que se mantenga el aviso amarillo, ya con olas de entre tres y cuatro metros de altura, hasta las 18:00 de la tarde, según las previsiones meteorológicas. Ayer el oleaje ya fue especialmente intenso en toda la costa, aunque solamente hay datos reales en la boya del puerto de Málaga donde se midió una altura máxima de 6,43 metros en torno a las 13:00 de la tarde. Sin embargo, la altura media significante -que mide la continuidad de un tercio de las olas más altas registradas durante cada una de las horas que dura un temporal- es hasta el momento de 3,38 metros.

Eso hizo que hubiera playas de la capital, como La Caleta, La Malagueta o Huelin donde las olas se comieron buena parte de la arena. De hecho, en las dos primeras, junto a Guadalmar, Costas ya había actuado antes de la Semana Santa con la aportación de arena para arreglar los daños provocados por los temporales anteriores. También en la Costa del Sol occidental se está viendo afectada. Con la llegada del levante, el mar ha vuelto a ganar terreno y las playas del centro de Marbella vuelven a encogerse. La superficie de arena en zonas como La Fontanilla, la playa de La Venus o La Bajadilla se ha reducido considerablemente.

Una situación que se repite año tras año y que la recién constituida plataforma vecinal para reclamar la recuperación de los espigones viene denunciando desde hace tiempo, por lo que apuestan por la creación de espigones transitables, que no sumergibles, como solución a este problema. En el litoral veleño de nuevo Lagos, Caleta, Chilches, Benajarafe y Torre del Mar se han llevado de momento la peor parte. Según comentó el edil del área, Jesús Pérez Atencia (Gipmtm) tras conocer la amenaza de viento, estuvieron retirando tanto las torretas de vigilancia como las pasarelas, papeleras e islas ecológicas para evitar que se produjesen los mismos daños que en los dos anteriores.

Ante este nuevo temporal, que se une a los que ya hubo a mediados de febrero y marzo respectivamente, la Demarcación de Costas esperará al lunes para evaluar sus efectos después de que esta semana estuviera previsto empezar la regeneración de cara al verano en municipios como el de Torremolinos, cuyos trabajos se retomarán cuando amaine.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios