Un temporal de granizo azota varios pueblos de la Axarquía en Nochebuena

  • La tromba destroza decenas de invernaderos en Algarrobo, cuyo Ayuntamiento solicitará la declaración de zona catastrófica · Varios carriles de la A-7, entre Vélez y Torrox, quedaron cortados

La pasada Nochebuena se disfrazó de desgracia para los vecinos de las localidades de Algarrobo y Vélez-Málaga. Un fuerte temporal de lluvia y, sobre todo, granizo, azotó en la noche del pasado lunes a ambos municipios de la parte oriental de la provincia de Málaga, ocasionando importantes desperfectos en las explotaciones agrícolas, cortes de luz y serias afecciones sobre el tráfico, hasta el punto de que durante más de una hora tuvieron que ser cortados dos carriles de la autovía A-7 en un tramo de siete kilómetros.

La estampa era especialmente preocupante en Algarrobo, un pequeño pueblo de poco más de 5.000 habitantes, que vieron estupefactos cómo en apenas hora y media el granizo cubría buena parte de sus calles y arrasaba con varias decenas de invernaderos, que no pudieron soportar el peso del hielo. La alcaldesa de la localidad, Natacha Rivas (PA), que en la mañana de ayer hizo un recorrido para contabilizar los daños causados por el temporal, aseguraba que eran muchas las explotaciones afectadas. "No se trata sólo de los invernaderos, que son tantos que he dejado de contarlos, sino de los frutos que había plantados y del 90 por ciento del cultivo de la patata, que se ha perdido", manifestó.

"La gente se siente impotente, desolada ante lo que ha ocurrido, sobre todo porque se trata de la principal fuente de ingresos que tienen estos vecinos. Hay familias que lo han perdido todo", apuntó la regidora, que ha convocado para hoy a la junta de portavoces del Ayuntamiento para celebrar cuanto antes un pleno extraordinario en el que, previsiblemente, se aprobará solicitar la declaración de zona catastrófica. El equipo de gobierno va a habilitar, además, una oficina para que todos los damnificados informen sobre las pérdidas que han sufrido.

Respecto a los efectos económicos, en apariencia muy cuantiosas, la alcaldesa eludió pronunciarse e informó de que serán los técnicos los que desde hoy iniciarán la valoración de los desperfectos. "Ha sido una tragedia, un desastre", comentaba Rivas, quien resumía el sentir de los ciudadanos de la localidad, que nunca antes habían sido testigos de una tromba como la del lunes.

Según la alcaldesa, fueron unos 67 metros cúbicos de agua los caídos a partir de las 19.30, momento en que comenzó a llover. Media hora después, hizo acto de presencia el granizo, "y de inmediato se colapsó la antigua carretera N-340".

Pero las consecuencias del temporal no se dejaron sentir sólo en el campo. La fuerza del agua en alguno de los arroyos del municipio arrastró gran cantidad de cañas y otros residuos depositados en el cauce, muchos de los cuales llegaron hasta la playa y al entorno del paseo marítimo.

Otro de los puntos afectados por la lluvia y el granizo fue el núcleo de Torre del Mar, en el término municipal de Vélez-Málaga. Allí, la riada provocó inundaciones en algunas viviendas y garajes, lo que ha hecho que los Bomberos de la localidad realizaran numerosas actuaciones, hasta las 05.15. Además, la acumulación de granizo obligó a cortar hasta las 23.00 del pasado lunes un carril en cada sentido en la autovía A-7, entre los kilómetros 273 y 280, justo en el tramo que discurre entre Vélez y Torrox. En esta parte de la vía se produjeron varios accidentes, que se saldaron sólo con daños materiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios