El terral pone los termómetros al rojo vivo en Málaga con 41,2 grados

  • La capital alcanza la temperatura más alta de España, aunque hoy ya no será tan elevada

La previsión inicial se quedó muy corta con respecto a lo que el calor dio de sí ayer en Málaga. El día amanecía con un cambio de viento de levante a poniente que hacía prever una notable subida de las temperaturas en torno a los 37 grados en la capital y la comarca del Guadalhorce. Pero el viento de terral hizo su aparición en las horas centrales del día con toda su fuerza y el mercurio de los termómetros se disparó hasta marcar los 41,2 grados alcanzados en el aeropuerto malagueño, la máxima más alta de toda España.

La alerta amarilla que el Centro Meteorológico de Málaga había activado inicialmente hubo que ampliarla a naranja a primera hora de la tarde cuando las previsiones apuntaban ya a que las temperaturas podrían llegar hasta los 41 grados. Y volvió a quedarse corta porque en el aeropuerto de superó en más de un grado alrededor de las 16:00 de la tarde.

Pero el viento de terral no fue igual de intenso en todos sitios porque en la zona de El Cónsul de la capital la temperatura máxima se quedó en 40,1 grados, casi la misma que la alcanzada el miércoles. Tampoco en el Puerto de Málaga se notó de la misma manera, puesto que los termómetros allí no pasaron de los 36,3 grados.

Sí se superó la barrera de los 40 grados en el Valle del Guadalhorce, zona también de influencia del terral. En Coín, por ejemplo, la temperatura más alta del día se registró sobre las 15:20 de la tarde y fue 40,8 grados.

En el resto de la provincia, el calor no tuvo nada que ver. Salvo en Vélez-Málaga, donde se superaron los 38 grados, y en Estepona, que tuvo una máxima de 37,3 grados también por la incidencia del viento de terral.

Hoy la situación no será tan extrema como la de ayer, aunque el viento de poniente continuará predominando lo que implica que hará más calor en algunos puntos del litoral y el Guadalhorce y menos en las comarcas del interior.

Mañana volverá a invertirse la situación por la entrada del levante, pero por poco tiempo porque a partir del lunes vuelve el poniente y esta vez parece que para quedarse unos días. No se descarta, por tanto, que el viento de terral vuelva a dejar temperaturas extremas en Málaga, si bien de momento no hay nada concreto.

Las que seguirán siendo muy altas son las temperaturas mínimas debido a que el agua del mar supera los 27,7 grados, lo que hace imposible que por la noche llegue a refrescar. Es una temperatura impropia de esta época, cuando lo normal en julio es que esté en unos 23 grados. El año pasado a finales de agosto no pasaba de los 27,5 grados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios