La tormenta que desalojó Larios

  • Una tromba de agua sorprendió ayer a la capital al mediodía · Piedras de gran peso se desprendieron de la ladera de Benaoján y destrozaron el cementerio · Un rayo incendia una casa de madera en Alhaurín

Comentarios 2

La fuerte tromba de agua que descargó ayer pasado el mediodía en Málaga capital pilló desprevenidos a todos. Tras la intensa tormenta que despertó a la ciudad por la mañana, el tiempo parecía dispuesto a calmarse cuando un negro nubarrón oscureció el cielo y descargó agua con toda su fuerza. Fueron apenas unos minutos, pero sólo en el centro de la capital se recogieron 11 litros por metro cuadrado y la concurrida calle Larios se vio semidesierta tras la huida de los viandantes en busca de un sitio donde refugiarse. La coincidencia con la hora de salida del trabajo provocó no pocos problemas de tráfico en las principales arterias de la capital como la Avenida de Andalucía, que estuvo colapsada durante el tiempo que duró la tromba de agua.

El aguacero provocó también dos accidentes en la A-7 a la altura del Palacio de Ferias de la capital, según informaron fuentes de Tráfico. Pero a pesar de la intensidad de la lluvia caída, los daños fueron mínimos. Los bomberos de la capital malagueña realizaron diez salidas en todo el día para incidentes menores.

Donde rondó la tragedia fue en Benaoján. Varias piedras de gran peso se desprendieron de la ladera que se encuentra sobre este municipio de la Serranía de Ronda. Una de ellas fue a estrellarse contra el cementerio, donde causó graves daños a 34 nichos. Fuentes municipales consideran que habrá que desalojar prácticamente todas las sepulturas.

La piedra, que pesará más de 2.000 kilos, tendrá que ser picada con ayuda de una excavadora y dejó el camposanto totalmente destruido. Hubo, incluso, que cerrar las instalaciones para recoger restos que se derramaron por el suelo de algunos féretros que reventaron. Otras piedras de dimensiones similares se desprendieron por la ladera, aunque sin encontrar a su paso zonas habitadas.

La tormenta se desplazó desde el jueves por la noche por prácticamente toda la provincia, que estuvo en alerta naranja hasta ayer por la tarde ante el riego de precipitaciones. En Alhaurín de la Torre, la caída de un rayo provocó el incendio de una casa de madera sobre las 8:00 que obligó a los efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga a intervenir. Sin embargo, no hubo que lamentar daños personales de los ocupantes de la vivienda ubicada en la zona conocida como Finca Diana del Convento, aunque sí importantes daños en el tejado donde se originó el fuego.

El persistente y tenaz aparato eléctrico sufrió la zona donde se ubica el campo de Flamingos Golf de Marbella desde primera hora de la mañana, obligó a suspender la jornada del viernes del Open de España Femenino.

Además, el Consorcio de bomberos tuvo que realizar hasta nueve salidas a otros puntos de la provincia como Ronda, Manilva, Campillos o Vélez-Málaga. En el primero efectuaron cuatro intervenciones por inundaciones en la vía pública en el polígono El Fuerte, en la calle Cuba, en la urbanización El Olivar de las Monjas y junto al polideportivo municipal, así como un saneamiento de fachada afectada por un desprendimiento en la calle Deportes. Pero, en general, las intensas lluvias caídas sobre la Serranía de Ronda no generaron más problemas graves. Los bomberos únicamente tuvieron que realizar salidas para achicar balsas de agua, ante la posibilidad de que siguiese lloviendo y pudiesen comenzar a causar inundaciones en varias casas.

La tormenta descargó de forma desigual en la provincia de Málaga. La Serranía de Ronda fue donde más llovió, en especial en el municipio de Alpandeire, donde llegaron a caer 46 litros por metro cuadrado, casi todos por la mañana, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología. En el Valle del Guadalhorce también llovió con intensidad y hubo municipios como Álora donde se recogieron 40 litros por metro cuadrado. En las localidades costeras las cantidades de lluvia caída fueron muy similares y en casi todos ellos rondaron los diez litros por metros cuadrado, a diferencia de Marbella que registró 23. Una despedida de verano pasada por agua.

46

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios