El tornado tenía 300 metros de diámetro y se formó en la pasarela de San Andrés

  • Los meteorólogos determinan que tardó menos de tres minutos en recorrer una distancia de entre tres y cuatro kilómetros y no se descarta que fuese de categoría F2

Comentarios 1

A medida que pasa el tiempo más se sabe acerca del extraño fenómeno meteorológico que el domingo por la noche destruyó todo lo que encontró a su paso en la zona oeste de la capital malagueña. El informe provisional de la Agencia Estatal de Meteorología no sólo confirma que se trató de un tornado, sino de que probablemente sea el de mayor envergadura jamás registrado en la provincia de Málaga con un diámetro que pudo superar los 300 metros.

Tras las primeras investigaciones y evaluación de los daños ocasionados en la zona, los meteorólogos han descartado que el tornado se formara en el mar como cabía pensar en un principio y han confirmado que se originó en torno a las 21:30 de la noche justo en la pasarela peatonal que cruza las vías ferroviarias entre el Camino de San Rafael y la barriada de Nuevo San Andrés.

No se sabe exactamente por qué se produjo en ese punto ni a qué se debió, pero sí que no siguió una trayectoria rectilínea debido a los obstáculos que iba encontrando a su paso por ser una zona urbanísticamente muy densa.

La altura de los edificios que hay en esta zona de la capital obligaron al tornado a cambiar continuamente de dirección. Según el informe meteorológico provisional, el torbellino pudo incluso haberse dividido en dos embudos en algún punto del recorrido a su paso por la calle La Unión para sortear una zona de edificios.

Lo que sí se ha podido determinar ya con casi total seguridad es que el tornado se desplazó desde el oeste hacia el suroeste y terminó dirigiéndose hacia el este-noreste de la ciudad donde desapareció. Es decir, tras formarse en la pasarela peatonal de San Andrés se desplazó hacia los edificios ubicados al sur de las vías del tren descargando toda su furia en el entorno de la calle Puerto Oncala de la barriada Nuevo San Andrés, una de las más castigadas por los efectos del vendaval.

Después se dirigió hacia la calle La Unión a través del Camino de San Rafael siguiendo perpendicularmente las vías del tren. Cruzó la Avenida Juan XXIII y se encaminó hacia la estación de autobuses. Pero es en el barrio de Cruz de Humilladero donde los meteorólogos creen que el tornado tuvo más dificultades para continuar con su recorrido.

Finalmente, logró encontrar una salida hacia el noreste en dirección a la Plaza de la Solidaridad hasta que se le perdió la pista en la Plaza de Manuel Alcántara, en el entorno de El Corte Inglés.

Todo este recorrido, de poco menos de cuatro kilómetros, lo realizó en aproximadamente tres minutos, según los cálculos que maneja la Agencia Estatal de Meteorología.

Además, también se ha podido determinar que el tornado se desplazó a una velocidad de entre 70 y 80 kilómetros por hora que nada tiene que ver con la velocidad giratoria que alcanzó y que, según las primeras estimaciones, fue de entre 120 y 180 kilómetros por hora.

Es en este punto precisamente donde los meteorólogos deberán hacer mayor hincapié antes de emitir un informe definitivo. Hasta ahora está confirmado que se trató de un tornado de la categoría F1. Pero dada la virulencia de los daños originados no se descarta incluso que fuese F2, en cuyo caso la racha máxima de velocidad podría haberse situado entre los 180 y los 250 kilómetros por hora.

Como no hubo forma de prever su formación ni de seguir su trayectoria in situ dadas las limitaciones espaciales del radar, la Agencia Estatal de Meteorología deberá basarse en los daños provocados por el tornado para establecer su verdadera magnitud. Para ello, se tendrán en cuenta todos los detalles que ayuden a determinar su virulencia como el peso de los objetos que arrastró como contenedores o vehículos, a qué distancia los desplazó, qué tipo de árboles llegó a arrancar y los tejados de tejas de los edificios que levantó.

Hasta finales de la semana que viene, al menos, no está previsto que la Agencia Estatal de Meteorología emita el informe definitivo que permita conocer más detalles de este fenómeno tan poco frecuente que se originó por la asociación de una fuerte e intensa tormenta que descargó el domingo sobre la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios