Casi 7.000 trabajadores han puesto pleitos contra el SAS por los recortes

  • La cifra es abultada porque son contenciosos individuales La forma de aplicar medidas del Gobierno y otras disposiciones autonómicas judicializan las relaciones laborales de los centros

Comentarios 1

Las notificaciones con las fechas para los juicios no paran de llegar a la sede del Sindicato Médico. Unas las trae el cartero, otras llegan en mano de los propios abogados y algunas se reciben por fax. Las carpetas con cada caso crecen como las setas. La imagen se repite en CCOO, UGT y el Sindicato de Enfermería (Satse). Son los casi 7.000 pleitos que los trabajadores de los centros sanitarios de la provincia han interpuesto contra el Servicio Andaluz de Salud (SAS) por la aplicación de recortes. La cifra de demandas -que se tramitan por la jurisdicción contencioso administrativa- es abultada porque cada empleado debe presentarlas de forma individual. Satse estima que ha interpuesto más de 4.000 de sus afiliados, CCOO asegura que las suyas rondan las 1.500, UGT las cifra en 800 y el Sindicato Médico en unas 600.

En algunos casos el origen del conflicto son medidas dispuestas por el Gobierno central para contener el déficit, pero los demandantes objetan la forma en que han sido aplicadas por su empleador. De ahí que el demandado sea el SAS. La eliminación de la paga extra de 2012, el descuento del 10% en la productividad (CRP) de 2010, el impago de los remanentes del CRP de 2011, la congelación de la antigüedad anterior a 1987, el pago de la exclusividad al 75% para los profesionales contratados a esa proporción de la jornada o el uso generalizado de esta contratación parcial son las principales causas de los pleitos.

Salvo unos pocos casos referidos a reconocimiento de derechos, la mayoría de los contenciosos son por diferencias económicas. Y, casi siempre, por cuantías menores que no suelen superar los 600 euros. Pero los trabajadores -con la ayuda de las asesorías jurídicas de sus respectivos sindicatos- reclaman lo que entienden que es suyo.

Por ejemplo, una parte de la paga extra de diciembre de 2012. Aquella retribución se suprimió. Pero cuando el Gobierno central adoptó la decisión ya habían transcurrido 44 días correspondientes a la segunda parte del año. Los trabajadores reclaman esos 44 días devengados porque entienden que el recorte no se puede aplicar de forma retroactiva. Un argumento similar sustenta los pleitos por el complemento de productividad (CRP) de 2010, del que el SAS recortó el 10% en 2011. Los demandantes esgrimen que ese derecho económico correspondía a 2010 y por lo tanto ya se había generado en 2011 de modo que no se le pedía aplicar la tijera. Otras demandas son por el pago de los remanentes del CRP de 2011. Cuando hay unidades de gestión que no alcanzan determinados objetivos, el presupuesto sobrante se reparte entre los que sí los consiguieron. En 2011 esos remanentes no se distribuyeron y son reclamados por sus supuestos beneficiarios.

Otro motivo es la antigüedad anterior a 1987 -lo que ahora son los trienios- que se congeló y que según argumentan quienes demandan por este concepto es actualizable.

Hay facultativos contratados al 75% que también han acudido a los juzgados para que se les reconozca el 100% de la exclusividad. El SAS les abona la parte proporcional (el 75%), pero los demandantes esgrimen que es un concepto al que se tiene derecho o no, que no es fraccionable.

El Sindicato Médico también ha denunciado ante los juzgados la generalización de los contratos al 75%. "Hay un uso masivo, continuado y entendemos que fraudulento porque la excepcionalidad que fija el Gobierno central, en Andalucía se convierte en norma", afirma Carlos Camacho, delegado de la organización. Los sindicatos reconocen que algunos pleitos los han perdido, pero aseguran que la mayoría los están ganando. Los casos han llegado a los tribunales después de que el SAS haya desestimado las reclamaciones administrativas previas.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios