La tradición se impone en la cesta

  • Más de un tercio de los consumidores sigue prefiriendo ir a comprar a los mercados municipales por la cercanía, frescura de sus productos y confianza

Los hábitos de consumo que impone la sociedad actual podría hacer pensar que los mercados tradicionales tienden a perder fuerza en beneficio de las grandes superficies comerciales que no paran de extenderse por la ciudad. Pero no es así, al menos, en Málaga capital donde más de un tercio de los consumidores sigue prefiriendo la cercanía y frescura de los productos que ofrecen las plazas de abastos a la hora de ir a comprar.

Los clientes lo tienen claro. Consideran que al ir a comprar al mercado se crea una relación de confianza entre el vendedor y el consumidor "que nada tiene que ver con el trato impersonal de las grandes superficies", asegura María Huelin, abogada y miembro de la Federación de Consumidores y Amas de Casa Al-Andalus.

La fidelización de la clientela no es la única ventaja que los malagueños resaltan de los zocos municipales. La cercanía y la creencia de que los productos son más frescos que en otro tipo de establecimientos también influyen cuando se trata de decidir dónde hacer la compra.

Una de las conclusiones del estudio que recientemente ha elaborado la Federación de Comerciantes de Málaga (Fecoma), la Universidad y el Ayuntamiento así lo refleja, ya que un 38,11 por ciento de los encuestados cree que los mercados son muy importantes para las compras de alimentación, bebidas y productos de droguería.

Casi un ocho por ciento han crecido las ventas en los mercados de la capital, según este estudio. Un significativo aumento que, sin embargo, los comerciantes no han notado especialmente. "No lo hemos apreciado demasiado pero sí estamos satisfechos por haber logrado mantenernos a pesar de la enorme presión que ejercen los medianos y grandes centros comerciales sobre el comercio tradicional", opina el presidente de la Asociación de Comerciantes de los Mercados Municipales, Juan Manuel Bravo.

Aunque no ha sido fácil lograr una convivencia con los modernos establecimientos comerciales, los vendedores de los zocos sí han sabido sacar partido a su cercanía con los consumidores y su eslogan de la mejor calidad-precio de sus productos para afianzar su puesto.

La apuesta del Ayuntamiento de Málaga para ofrecer otra imagen de los tradicionales mercados de abastos con la modernización de sus instalaciones también les garantiza seguir siendo competitivos en la cada vez más amplia oferta comercial de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios