Ante la tragedia: comprobar primero, actuar después

  • Un miembro de Bomberos sin Fronteras y el presidente de la ONG Vivre de Haitianos de Málaga regresaron ayer tras analizar la situación de Haití

Sin equipaje pero contentos por la ayuda prestada en Haití, ayer regresaron a Málaga el miembro de Bomberos sin Fronteras Juan Manuel Ravina y el presidente de la ONG Vivre de Haitianos de Málaga, Ismael Frederick. Un segundo bombero, Ignacio Iturriaga, regresaba también con ellos hasta Valencia.

Sus maletas se perdieron en algún punto del viaje de vuelta en avión, pero lejos de la anécdota, han cumplido con su objetivo principal, el de participar en las labores de potabilización del agua y buscar zonas con necesidades sobre las que actuar. "Hemos detectado diferentes zonas en las que hay que actuar, concretamente de los alrededores. Intentamos contactar con entidades que están allí, que pensamos que podían colaborar con nosotros, pero fue un poco difícil", reconoció a su llegada Ismael Frederick. A pesar de las complicaciones, sí que han podido marcar algunos puntos en los que Bomberos sin Fronteras podrá actuar y "nosotros como Vivre Siglo XXI, también", añadió Frederick.

La información recabada por el equipo, que partió a Haití el pasado 28 de enero, será ahora utilizada por la mesa de coordinación Solidaridad con Haití, creada a finales del mes pasado por el Ayuntamiento de Málaga con el objetivo de canalizar las ayudas a los damnificados por el terremoto.

En este sentido, el presidente de la ONG Vivre hizo hincapié en la importancia de que "las entidades colaboren con las personas que están allí", para conocer de cerca la verdadera situación del país y actuar en consecuencia.

Juan Manuel Ravina, por su parte, aseguró que en estos momentos "lo primero son las necesidades básicas, agua, alimentación y realojo, y ya a partir de ahí, empezar a pensar en una reconstrucción que va a ser muy larga". Sin embargo, explicó que la falta de organización de la ayuda que llega sigue siendo un problema. "Ahora mismo hay más de 800 organizaciones intentando entrar y toda la ayuda que está llegando está mal repartida o no se reparte, por lo que la organización todavía no está consolidada, hay problemas logísticos a la hora de establecer puntos concretos sobre el terreno y empezar a trabajar", concretó Ravina.

Para hoy, según informó Miguel Rey, presidente de Bomberos sin Fronteras, está previsto el envío de 100 tiendas de campaña, donadas por el Fondo Mallorquín de Solidaridad. En este caso, Rey comentó que se han etiquetado los productos, ya que con la potabilizadora hubo problemas en el aeropuerto de Puerto Príncipe. Mañana, además, partirá un nuevo equipo formado por otros cinco bomberos, procedentes de Málaga, Tenerife, Albacete, Mallorca y Vigo, para relevar a los compañeros que en estos momentos están allí y no se descarta otro relevo si la situación lo requiere para finales de febrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios