De los últimos a los primeros

  • Bendodo ha logrado unir en la misma candidatura, aunque sea en el orden inverso, a Celia Villalobos y Francisco de la Torre; milagro Los cabeza de lista en el PSOE, cosa de la presidenta

Comentarios 2

HAY que agradecerle al presidente provincial del PP de Málaga que por fin una lista al Parlamento autonómico en la provincia haya suscitado interés, pero no precisamente por la cabeza sino por la cola. Elías Bendodo ha conseguido que Celia Villalobos y Francisco de la Torre acepten compartir candidatura y figurar en esos últimos puestos, con el propio cerca de ellos para evitar que la sangre llegue al río. Eso sí, posar juntos, ni para la foto oficial.

La candidatura del PP demuestra una vez que un líder del partido no tiene manos libres ni siquiera para intentar que le acompañen los que quiere. Así, Juan Manuel Moreno Bonilla ha tenido que aceptar que entre en puestos de salida Ana María Corredera, con importantes protectores en el partido en Málaga, pero más en el de Sevilla. Fue un bastión del anterior equipo que encabezó Juan Ignacio Zoido y ahora que Moreno Bonilla se confiesa un híbrido malagueño-sevillano, no era cuestión de desairar al regidor hispalense.

Así que Víctor González, hombre de confianza del presidente regional del PP y candidato a la Junta de Andalucía tiene muchas papeletas para quedarse fuera. Y no digamos la concejal Mariví Romero, que figura de 8 en un puesto más abajo que el anterior. Al que nadie mueve la silla es al profesor Antonio Garrido. El hombre de la cultura en un partido que tiene poco ascendencia sobre ese sector.

En el PSOE sucede al revés. El interés está al principio. La única lucha soterrada de la dirección provincial fue para evitar que Luciano Alonso, el consejero de Educación, Cultura, Turismo, Comercio y Deportes, ocupara el primer puesto. El tándem Heredia-Conejo quería al titular de Economía, José Sánchez Maldonado. Cuando perdieron la batalla, el único argumento que ofrecieron para aceptar el resultado es que los cabezas de lista en cada provincia son competencia de la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz. Eso sí, argumentan, que la decisión es lana forma de agradecerle a Alonso por los marrones desviados a su departamento en estos tres años, como los cursos de formación que antes eran responsabilidad de Empleo, tras explotar el escándalo. Y que no repetirá de consejero. Se verá si atinan con ese pronóstico.

Y en IU, el interés lo del número 3. Rafael Rodríguez, el ex consejero de Turismo, ha aceptado ir aunque sabe que no saldrá elegido salvo milagro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios