Dos de cada tres urgencias del Clínico se podrían resolver en un ambulatorio

  • Las obras -que han permitido eliminar las habitaciones cuádruples, hacer más individuales y ganar espacio para asistencia- se acabarán a finales de este año

Más de una vez se han publicado denuncias sobre la saturación de las Urgencias del Clínico. Pero del balance de actividad ofrecido ayer por el hospital se desprende que a veces se abusa de este nivel asistencial. Dos de cada tres urgencias atendidas en 2009 podrían haberse resuelto en un centro de salud. El año pasado se asistieron unos 158.000 casos urgentes. De estos, 106.000 -el 67%- fueron banales y sólo 14.000 -el 9%- requirieron ingreso. Cada día, el Clínico atendió una media de 435 urgencias y cinco partos.

De los datos también se deduce que, al margen de que se haga un uso correcto o no de este nivel asistencial, la presión sobre el hospital no para de crecer debido a que atiende toda la Costa, las zonas de mayor expansión demográfica y que aún sigue pendiente la construcción del centro hospitalario del Valle del Guadalhorce. En 2009 aumentaron las consultas externas, las urgencias y también las pruebas diagnósticas. Sólo disminuyeron los ingresos, pero eso fue debido a que se incrementaron las operaciones y tratamientos que se resuelven en un mismo día sin necesidad de hospitalización.

Por ejemplo, hubo 2.000 urgencias más que en 2008. Las consultas externas en 2009 llegaron a 583.900, 15.000 más que el año anterior. Las pruebas diagnósticas también aumentaron. En total se hicieron 245.464, 60.700 más que en 2008, lo que supone una cuarta parte más. Toda esta actividad se realizó en paralelo con las obras para remodelar el edificio. En total, la Consejería de Salud invirtió 10,5 millones de euros para mejorar el hospital. De ellos, 5,5 millones se destinaron a la reforma y el resto, a equipamiento.

Las obras de la torre A van a buen ritmo y se están cumpliendo los plazos por lo que el gerente del hospital, José Manuel Martín Vázquez, estimó que estarán acabadas en el último trimestre de este año. Los trabajos ya se han acabado en cuatro plantas y la próxima semana se abrirá a los pacientes la sexta planta, destinada a Cirugía y Dermatología.

La reforma de la torre A -la de la B ya se concluyó hace unos tres años- ha permitido ganar 34 camas más para hospitalización, eliminar las habitaciones cuádruples e incrementar las individuales, además de añadir espacio para atender a los pacientes al comer unos metros al patio central que ahora es algo más pequeño pero donde se ha remozado el área de consultas externas. Además, los trabajos han posibilitado duplicar el espacio destinado al gimnasio de rehabilitación cardiaca, un dispositivo en el que se enseña a pacientes que han sufrido un infarto a hacer ejercicio acorde a su capacidad.

La inversión también se nota en el aparataje. A lo largo de 2009, el centro sanitario ha adquirido un nuevo mamógrafo digital, equipos de braquiterapia (una técnica para tratamientos oncológicos), el segundo acelerador lineal, un TAC, una gammacámara y una segunda sala de Hemodinámica. La mejora tecnológica también incluye la digitalización de radiografías, ecografías, mamografías y TAC. Un avance que ahorra revelado, evita pérdidas de las pruebas porque quedan en el sistema informático y elimina desplazamientos ya que pueden ser consultadas desde el Clínico, el Marítimo o Barbarela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios