Unos vándalos causan graves daños en el colegio Cerrado de Calderón

  • Los gamberros provocaron destrozos en la piscina de madrugada · Recientemente hubo otro asalto nocturno al centro educativo, con pintadas en las paredes

Numerosas cristaleras rotas, relojes destrozados, pintadas en las paredes, maceteros volcados... Este es el rastro que durante la madrugada de ayer dejó un grupo de vándalos que se introdujo en el colegio Cerrado de Calderón y que causaron graves destrozos en sus instalaciones. Los individuos, que según las fuentes consultadas podrían ser jóvenes de la urbanización -por la valla que saltaron y el conocimiento que tenían del interior del centro-, se cebaron especialmente con la piscina cubierta, que se encuentra lejos de los edificios principales y de la residencia. Los responsables del centro educativo iban a presentar la pertinente denuncia.

Todos los indicios apuntan a que el grupo de jóvenes entró en el colegio de madrugada y, en base al cariz de los mismos, estuvo un tiempo considerable realizando los destrozos. Los vándalos concentraron sus acciones en la piscina climatizada, donde destrozaron una decena de vidrieras, tiraron grandes maceteros al agua, realizaron pintadas obscenas en distintos carteles y rompieron cronómetros utilizados en los entrenamientos.

El personal del centro se percató en la mañana de ayer de los daños e inmediatamente comenzó a retirar los numerosos cristales que había en el suelo, la arena que se posaba sobre el fondo de la piscina y a arreglar los ventanales. Nadie escuchó nada durante la noche porque este edificio está junto a las principales pistas deportivas y alejado de la residencia de estudiantes.

Las personas consultadas consideran que los autores son adolescentes que residen en la misma urbanización y que incluso podrían ser alumnos del colegio.

No es la primera vez que este centro sufre la acción de los vándalos, ya que recientemente también entraron en su interior y realizaron pintadas en las paredes. Además, no es raro que grupos de jóvenes salten las vallas y entren en la piscina para bañarse, aunque raramente habían producido daños como los ocasionados esta última vez. La creencia es que en esta ocasión su objetivo era causar el mayor número de daños posibles, cuyo valor no ha trascendido, pero que podía ser considerable.

El incidente trastocó ayer los habituales planes de entrenamiento, aunque se esperaba que la normalidad se recuperase a lo largo del día de hoy.

Las fuentes consultadas señalaron que estaba previsto que los responsables del centro presentasen la pertinente denuncia y se iban a poner en contacto con la Policía para que se desplazase al lugar y lo examinase por si se encontraba algún indicio que pudiese ayudar a identificar a los autores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios