Unas vecinas salvan a una mujer a la que su marido intentaba matar a martillazos

  • La intervención de unas mujeres puso en fuga al agresor, que se quitó la vida en una finca rural de Cártama

Una mujer de 65 años de edad se encontraba al cierre de esta edición hospitalizada en el Hospital Clínico Universitario tras ser atacada por su marido, que le propinó numerosos martillazos en la cabeza. Al intervenir en la agresión unas vecinas, el agresor huyó de la vivienda y se quitó la vida ahorcándose en una finca rural. Los hechos ocurrieron hacia las 17.00 en Cártama Estación y la ayuda de las vecinas fue clave para que la mujer salvara la vida.

El concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Cártama, Miguel Espinosa, señaló que la pareja vivía en viviendas separadas y que la mujer nunca había presentado denuncia por malos tratos o había acudido a los servicios sociales a pedir ayuda, aunque fuentes de la investigación afirmaron que el hombre fue arrestado en junio por esta causa. No obstante, sí parece que en las últimas fechas se habían producido desencuentros en el matrimonio, de ahí que hiciesen vidas separadas.

La agresión se produjo sobre las 17.00 en la casa que habitaba la víctima, en la calle Tirso de Molina, y por circunstancias que no han trascendido. Según fuentes de la Guardia Civil, que se ha hecho cargo del caso, el hombre, S. G. M., de 72 años, supuestamente comenzó a golpear a su esposa con un martillo en la cabeza, ocasionándole múltiples heridas.

Las vecinas de ésta, al escuchar el alboroto, corrieron en su auxilio y lograron poner en fuga al hombre, que se montó en una motocicleta y se fue a una finca rural de su propiedad situada en la zona conocida como La Loma de Cuenca del citado municipio. Una vez allí, se quitó la vida ahorcándose.

La víctima, identificada como A. M. M., fue trasladada en ambulancia al citado centro hospitalario e ingresó en el Servicio de Urgencia.

Fuentes hospitalarias manifestaron que la mujer presentaba múltiples heridas en la cabeza, aunque éstas se podían considerar superficiales e inicialmente no se temía por su vida.

Estas fuentes precisaron que al tratarse de una paciente de una edad considerable había que ser cautos y esperar a su evolución en las próximas horas, pero el diagnóstico inicial era optimista.

La mujer fue sometida a pruebas radiológicas y a un TAC craneal en las que no se detectaron fracturas.

Agentes de la Guardia Civil se desplazaron al lugar donde se quitó la vida el hombre para realizar la pertinente inspección ocular. Las fuentes consultadas señalaron que la zona era de difícil acceso pero que finalmente se localizó el cuerpo. Su fallecimiento da por cerrado el caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios