Lo verdaderamente caro es contratar

ENTRE las causas que explican la elevada temporalidad en España en términos laborales, diversos estudios destacan la singularidad de nuestro tejido productivo, que se caracteriza por una fuerte estacionalidad de sus ciclos económicos, dada su mayor concentración en el sector turístico y en la construcción.

El mercado de trabajo en nuestro país está marcado por una dualidad endémica entre contratos indefinidos y temporales, dualidad propia de un marco de relaciones laborales que necesita actualización, y que hace visible la importancia de acometer profundas reformas. Esta falta de flexibilidad, unida a la complicada situación socioeconómica que atraviesa nuestro país, hace que la generación de puestos de trabajo estables sea muy complicada, ya que a veces los elevados costes laborales asociados a la contratación pueden llegar a ser inasumibles por el empresario, a pesar de que su voluntad sea contratar. Porque, tengámoslo en cuenta, lo verdaderamente caro en este país es contratar, de ahí las demandas del empresariado a favor de la reducción del coste de las cotizaciones sociales. En este apartado, los empresarios proponemos el fomento de los contratos indefinidos a tiempo parcial como fórmula de consolidación de los puestos de trabajo, que puede ser además una herramienta eficaz para reducir la alta tasa de desempleo juvenil.

Regresando al factor que más caracteriza a nuestra provincia actualmente, la estacionalización de sus principales sectores de actividad, los empresarios, además de abogar por la flexibilización del mercado de trabajo, apostamos por una evolución de los propios sectores. Así, el turismo y los servicios, que en gran parte dependen de aquél, deben evolucionar hacia nuevas fórmulas como los segmentos temáticos (eventos, cultural o city break, gastronómico, de cruceros,…), que no dependen de una estación concreta del año. De este modo, consiguiendo que se mantenga la oferta se podrán mantener también los empleos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios