Medio ambiente La estampa se mantiene al menos desde el domingo pasado

Un 'vertedero' junto al Guadalhorce

  • Una gran cantidad de ropa y escombros se apila en uno de los caminos que dan acceso al entorno de la desembocadura del río desde hace días y ni Ayuntamiento ni Junta se han hecho cargo aún de su limpieza

Comentarios 5

No es la primera vez que montañas de basura empañan el paisaje de lo que debería ser un gran parque verde junto a una de las pocas zonas protegidas que hay en la ciudad. Hace varios días ya que restos de ropa invaden misteriosamente uno de los caminos que dan acceso a la desembocadura del río Guadalhorce. Ninguna administración se ha hecho cargo aún de su limpieza porque como casi siempre no se ponen de acuerdo sobre quién es la competente para hacerlo.

Una zona situada justo detrás del nuevo estadio municipal de atletismo que parece estar en tierra de nadie pero por la que transitan diariamente y, sobre todo durante los fines de semana, los que buscan un entorno natural para correr o montar en bicicleta. Al menos desde el domingo la estampa que rodea a uno de los carriles de tierra de la margen derecha de que dan acceso a la zona de playa que hay junto al río es la de numerosos restos de ropa que más que un vertedero le dan el aspecto de un mercadillo o de una tienda después de la avalancha del primer día de rebajas.

Pero desde entonces ni la Junta de Andalucía ni el Ayuntamiento de Málaga parece haberse percatado de que alguien ha decidido desprenderse de estos restos en pleno entorno del paraje natural de la desembocadura del Guadalhorce. Y es ahí precisamente donde se encuentra el principal escollo de la polémica. La Junta de Andalucía defiende que la limpieza y retirada de todos los residuos generados por el hombre que se encuentren junto o en los cauces de los ríos que discurren por un tramo urbano corresponden a los ayuntamientos.

Su competencia, en cambio, asegura que es la de retirar los acarreos que arrastre el río como consecuencia de una avenida, mantener el perfil de los cauces y limpiar toda la vegetación que pueda suponer un obstáculo en caso de lluvias torrenciales. Pero la versión del Ayuntamiento de Málaga difiere completamente y mantiene que es el Gobierno andaluz el responsable de retirar toda esta basura al estar en el entorno de un espacio natural protegido como es el caso de la desembocadura del Guadalhorce.

En lo que sí coinciden es en el poco civismo de los que confunden una zona sin urbanizar con un espacio donde poder desechar todo lo que a uno le sobre. Si a eso se le suma que las administraciones prefieren escudarse en que las competencias es de los demás para no cumplir con su obligación, el resultado es que los que pierden al final son los que no pueden disfrutar de un entorno sin tener que apartar la vista para no toparse con la desagradable imagen de un vertedero junto al Guadalhorce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios