Cada viajero del Metro cuesta 8 euros más en Málaga que en Sevilla

  • Hasta finales de 2018 la explotación del suburbano malagueño recibirá 283 millones para un movimiento de 24 millones de usuarios

Viajeros del Metro de Málaga. Viajeros del Metro de Málaga.

Viajeros del Metro de Málaga.

Comentarios 3

Sirva una comparación para poner de relieve hasta qué punto los continuos incumplimientos de plazos en la puesta en servicio del Metro de Málaga tienen incidencia sobre la economía andaluza. Si la previsión es que la Junta acabe desembolsando del orden de 283 millones de euros para garantizar la explotación comercial del suburbano malagueño desde su puesta en servicio, a mediados de 2014, hasta finalizar el año que viene, la asignación presupuestaria al otro Metro de colaboración público-privada de la región, el de Sevilla recibirá en este mismo intervalo del orden de 70 millones menos.

Una diferencia más que apreciable entre dos infraestructuras que nacieron del mismo modelo concesional por el que apostó la Administración regional, dejando en manos de firmas privadas la construcción y posterior gestión de los suburbanos. Pero a diferencia de lo ocurrido en la capital hispalense, la incapacidad de la Junta por cumplir las fechas acordadas con sus socios privados provocaron en Málaga varias modificaciones sustanciales en las condiciones del contrato.

Y ello, sumado al crecimiento de los costes de construcción (de los alrededor de 350 millones en los que se estimó en origen la infraestructura se pasará a unos 750 millones) ha traído consigo un incremento sustancial de la factura a la que tiene que hacer frente, de momento en solitario, la propia Administración autonómica. Para el año que viene, según recoge el presupuesto regional, el montante con el que se hará frente a la explotación y subvención del billete alcanzará los 70 millones en la capital de la Costa del Sol, muy por encima de la cifra que, de haberse concluido el trazado según lo programado, tendría que aportarse.

A la anualidad próxima hay que añadir los 80 millones que se consignaron para pagar los cinco primeros meses de funcionamiento (agosto-diciembre de 2014) y todo el año 2015; los 65 millones de 2016, y otros 68 millones en 2017. Por el contrario, las cuentas autonómicas aportaron al suburbano sevillano unos 50 millones en 2015; casi 51 millones, en 2016; otros 51,4 millones en 2017 y reserva 56 millones para 2018.

Sin embargo, el contraste al tomar en consideración estas previsiones presupuestarias es aún mayor si se incorporan a la ecuación los pasajeros cada año han hecho uso de estos dos medios de transporte. En el caso de Málaga, desde la fecha de apertura hasta que finalizar 2018 se puede estimar un movimiento próximo a los 24 millones de viajeros. Ello implica que por cada usuario, la Junta va a tener que desembolsar una media de 11,8 euros. La tendencia del Metro sevillano permite prever que puede llegar a desplazar a unos 62 millones de pasajeros entre 2015 y 2018. En ese supuesto, la huella que cada viajero dejará sobre las arcas regionales será de unos 3,4 euros. O lo que es lo mismo, 8,4 euros menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios