A vueltas con las grandes torres en la capital

  • Expertos debaten sobre qué modelo de ciudad debería adoptar Málaga

Comentarios 1

El Salón Inmobiliario no sólo está para comprar pisos. También es un magnífico punto de encuentro para profesionales del sector en el que se debaten temas de actualidad. La reciente aprobación provisional del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Málaga fue ayer el asunto estrella en unas jornadas, organizadas por la consultoría Cemosa y en la que colaboran la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP) y el propio Palacio de Ferias, que congregaron en torno a 300 profesionales entre promotores, arquitectos o ingenieros.

Las líneas maestras del PGOU, la creación de nuevas infraestructuras previstas en este plan urbanístico o el número de viviendas protegidas que se pretenden construir en la capital fueron objeto de debate. No obstante, el momento álgido llegó, como suele pasar, al final. Se fijó una ponencia llamada Los profesionales ante el PGOU y se vieron dos posturas claramente diferenciadas.

Francisco San Martín, decano del Colegio de Arquitectos de Málaga, no se mostró muy favorable al nuevo PGOU y se preguntó qué tipo de modelo se quiere implantar en la ciudad, haciendo especial hincapié en la creación de grandes torres, por ejemplo, en Repsol. "Poner torres no es siempre la mejor solución. ¿Se está hablando de hacerlas por estrategia o simplemente porque surgió la oportunidad? Yo creo que ha sido por lo segundo", afirmó el arquitecto. San Martín también mostró sus dudas ante la previsión del PGOU de levantar 70.000 nuevas viviendas en Málaga. "Si eso fuera así y, con una media de tres personas por piso, estaríamos hablando de que se incrementaría la población en 210.000 personas más y las infraestructuras siempre vienen por detrás. Málaga ya se está convirtiendo en una ciudad incómoda para vivir y habría que definir cuál es el equilibrio entre la población futura y la calidad de vida que buscamos", continuó el decano de los arquitectos malagueños. De paso, San Martín también criticó el proyecto de Tabacalera porque da la espalda al mar.

La réplica, totalmente contraria, la dio el constructor Miguel Rebollo quien defendió la posibilidad de hacer esas 70.000 viviendas en diez años y "la creación de edificios singulares como las torres de Repsol o Martiricos". Rebollo precisó que Málaga "necesita obras emblemáticas" y pidió a las Administraciones que no haya enfrentamientos que frenen proyectos porque "en Málaga cuesta un sufrimiento hacer algo".

Mientras tanto, un ingeniero presente en el público criticó a los cuatro vientos el PGOU y pidió que se demoliera el nuevo proyecto en el Puerto ante la atónita mirada del concejal de Urbanismo, Manuel Díaz, que tuvo un día más que completo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios