Aparecen voluntarios

  • Iturra, con contrato para el próximo año, reconoce que se quedaría en Segunda

  • Samuel o Diego González son otros que se mostraron conformes

  • Luis Hernández y Torres renovaron

Manuel Iturra e Ignasi Miquel conversan durante un entrenamiento. Manuel Iturra e Ignasi Miquel conversan durante un entrenamiento.

Manuel Iturra e Ignasi Miquel conversan durante un entrenamiento. / javier albiñana

Restan aún diez partidos para que termine la temporada, pero la catastrófica situación hace poner la mirada más al largo plazo que en el día a día. De ahí que cada vez que comparece un futbolista aparezca la misma pregunta sobre el futuro. ¿Cuál será la base del Málaga que viene? Es trabajo para la dirección deportiva, aunque son varios los que ya se han ofrecido voluntarios.

Manuel Iturra fue el último en afirmar que está dispuesto a seguir en La Rosaleda en caso de un ya probable descenso a Segunda División. El chileno apuraba con 34 años sus últimas carreras en México, pero la llamada del Málaga lo rescató para la élite futbolística durante al menos unos meses. Firmó en enero por esta segunda vuelta y una temporada más, así que no pone pero alguno. "Sigo manteniendo mi postura, los contratos no cambian cada dos o tres meses. Eso va a depender del club, de la planificación, pero yo tengo contrato aquí para el próximo año", señalaba ayer en rueda de prensa.

Pocos días atrás también se subió a ese carro Diego Rolan. "Si me tengo que quedar en Málaga lo haría con mucho gusto", decía, aunque su caso es bastante particular. Nunca ha desmentido el acuerdo que tiene con el Deportivo para la próxima temporada, de hecho lo dejaba entrever en su última comparecencia. No obstante, a menos que la situación cambie radicalmente tendrá que competir igualmente en la categoría de plata.

Por su parte, la opción de compra de Samu García solo se hacía efectiva en caso de permanencia. Como sea, el malagueño ya se ponía a disposición del club, esperando alguna facilidad desde el Levante. Su objetivo desde que le salió cruz su fichaje por el Villarreal ha sido regresar a La Rosaleda y en ello está pase lo que pase. "No se me van a caer los anillos si tengo que jugar en Segunda. Cuando acabemos se verá lo que sucede, pero también lo que yo pienso y quiero. Y qué mejor que estar en mi casa", eran sus palabras en una entrevista para Marca poco después de firmar este mercado invernal.

Samuel está en esa terna que se pretende que sea parte de la base de la próxima temporada. Y en ella está también Ignasi Miquel, el único fichaje junto con Iturra que está ofreciendo un nivel acorde a la categoría en que juegan. Se podría decir que al catalán le salió rana su apuesta por salir del Lugo para jugar en Primera, aunque el central tampoco ha renegado de lo que hizo. "Son oportunidades que vienen y van y no puedes deshacer lo que has hecho", apreciaba sobre su situación tras perder contra el Barcelona. Precisamente su amplísimo bagaje en Segunda, donde era reconocido como uno de los mejores centrales de la categoría, lo debe hacer uno de los pilares del equipo la próxima temporada. Caso semejante al de Diego González, otro que veía con buen gusto seguir y que ya disputó 34 partidos abajo con el Sevilla Atlético antes de fichar por el Málaga.

Otros que no renuncian a seguir son Luis Hernández y Miguel Torres. Aunque nunca lo hizo oficial el club, el asturiano renovó con Arnau aún en la dirección deportiva hasta 2021 -incluyendo subida de sueldo y cláusula de rescisión-, mientras el madrileño sí compareció y asumió las posibles consecuencias tras prolongar su compromiso hasta 2020. Y a ellos se suma Lacen, automáticamente renovado tras el último partido. Son algunos nombres de la lista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios