Buscando a Gracia

  • El Málaga sigue a la caza de un técnico que asuma el reto de la temporada que viene en Segunda División

José Luis Oltra, cuando todavía era entrenador del Granada. José Luis Oltra, cuando todavía era entrenador del Granada.

José Luis Oltra, cuando todavía era entrenador del Granada. / carlos gil

El Málaga busca técnico para la temporada que viene. "Qué menos", pensará alguno. O cualquiera. Resulta obvio dado el contexto actual. El vigente ocupante del banquillo es José González, uno de los mayores fiascos que se recuerdan en Martiricos en la historia. Así que hay una vacante. Pero no puede ser para el primero que pase. El Málaga necesita un técnico con hambre y personalidad, además, que sea capaz de aceptar dónde se mete. El encargado de buscar al entrenador no es otro que Mario Husillos, hasta la fecha, director deportivo.

El argentino, que lleva mucho tiempo sin aparecer en los medios, sin dar explicaciones de la situación deportiva y de hacia dónde se dirige el equipo y el club, fracasó sujetando a Míchel y con la posterior elección de José para sustituir al madrileño. Lejos queda aquella apuesta arriesgada por Javi Gracia, que venía de descender con Osasuna. Posiblemente sea el mayor acierto de Husillos en cualquiera de sus etapas en el Málaga, a pesar de que la relación entre ambos no acabó bien.

Lo de Muñiz fue una cortina de humo (a pesar de que su perfil resultaba ideal para el actual mapa del Málaga). Mientras se habló del asturiano, al que pusieron sobre la mesa una oferta que sabrían que no le convencería, no se puso el foco en otras muchas cuestiones. Husillos y el Málaga necesitan acertar con el técnico sobre todas las cosas, como sucedió en su día con el navarro. Alguien capaz de optimizar lo que tenga, que no le tiemble el pulso a la hora de apostar por la juventud y la cantera y que sepa controlar de manera eficiente un vestuario. Eso no significa que quien llegue a La Rosaleda cumpla todos los requisitos.

Lo que debe saber quien llegue al Málaga es que ahora mismo nadie tiene la seguridad de que vaya a continuar la próximo temporada. En el club existe el temor de que en cualquier momento el presidente pueda cortar cabezas (sobre todo cuando el descenso sea matemático, puesto que Al Thani lleva tiempo negándose a aceptar la realidad del descenso). Por no hablar del contencioso con BlueBay, pendiente de fecha para el juicio.

Cualquier promesa que se le haga a un entrenador, si no queda estampada en negro sobre blanco, queda en cuarentena. Además, quien firme no sabe todavía con exactitud con qué herramientas va a contar. Hay estimaciones aproximadas de cuál será el presupuesto y de qué cantidades se percibirán por parte de LaLiga, pero cuánto dinero se destinará a la confección de la plantilla es una verdadera incógnita. La operación salida también será fundamental para la construcción del equipo que, no se puede olvidar, tendrá que devolver al Málaga a Primera el año que viene.

Inevitablemente, la lista de candidatos para el banquillo de La Rosaleda es amplia. Según apuntó ayer el diario AS, se une José Luis Oltra, con quien ya se habrían iniciado los primeros contactos. El valenciano tiene en su currículo dos medallas en forma de ascensos a Primera: Tenerife y Deportivo. Ahora mismo se encuentra en el paro después de su sorprendente despido del Granada hace menos de un mes.

Lo que parece indiscutible es que la deriva continúa y el Málaga seguirá intentando sostenerse por el método simple: que entre el balón y ya veremos. Sigue sin haber nadie capaz de alzar la voz o alguien que le plantee al presidente Al Thani la necesidad de crear unas estructuras serias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios