málaga cf | deportivo

Colista de Champions

  • El Málaga, sin arrancar en lo deportivo, volverá a recibir un tremendo apoyo desde la grada para repetir victoria en La Rosaleda

  • Sin Recio y con Rolón, por ahí pasa la clave del encuentro

Diego Rolan y Borja Bastón bromean durante uno de los entrenamientos de esta semana. Diego Rolan y Borja Bastón bromean durante uno de los entrenamientos de esta semana.

Diego Rolan y Borja Bastón bromean durante uno de los entrenamientos de esta semana. / javier albiñana

El farolillo rojo es blanquiazul. Por los deméritos acumulados en el terreno de juego. La afición es de Champions. Por cómo está sacando a los suyos del lodo. Y esa extraña combinación marca las coordenadas de la temporada. Huérfano a domicilio, regenerado ante los suyos. Hoy el Málaga vuelve a casa, y esta casa se ha convertido en muchas armas a la vez. Un teatro donde los seguidores cantan sin cesar. Un corazón para dar vida a los jugadores. Un pulmón de 25.000 gargantas. La Rosaleda ya no es el jugador 12, es el jugador 1. Ese es el argumento para invocar la segunda victoria de la temporada, que es necesaria per se y porque salpicaría de fango al rival.

El factor anímico, al menos a priori, se antoja esencial, por encima del futbolístico, si cabe. Si el equipo de Míchel es capaz de conectar químicamente con la grada como lo hizo ante el Celta, no habrá murallas suficientemente altas este mediodía. De nuevo serán los aficionados quien inicien la combustión. De base, ahí queda el gran escenario de que se juegue a las 12:00, un horario perfecto para ir en familia y afrontar una mañana ilusionante. Y las iniciativas proyectadas son variadas. Se ha orquestado animar al equipo desde antes del calentamiento. Se ha convocado un bufandeo. Habrá homenajes a la figura de Chiquito de la Calzada. Y esa certeza de saber que un gran apoyo puede derivar en otro triunfo. La Rosaleda tiene que ser una fábrica infalible de puntos en las próximas citas.

El ánimo a los futbolistas comenzará incluso antes del calentamiento

El Málaga, por su parte, debe pensar más en que recupera a Rolan que en la ausencia de Recio; luego el partido dirá qué pesa más. Ciertamente, Míchel puede congregar su delantera más interesante del curso. Porque el vuelve el máximo goleador, que en los últimos entrenamientos ha demostrado encontrarse a tope, y con él se verá a Peñaranda, cuyo crecimiento es muy palpable y está más concienciado que nunca en cuidarse para ser importante en el equipo. Puede ser, no obstante, que el técnico opte por que el charrúa parta desde una banda y mantenga a Juanpi en la mediapunta.

Sin el capitán, el foco gira de nuevo hacia Rolón. Está pagando el peaje de la adaptación en un equipo que tampoco ha funcionado. Y aunque hoy disfrutará de la titularidad en un equipo que por tercera jornada seguida compartirá la mayoría del esqueleto, la sensación de examen para el argentino volverá a estar presente.

La receta la marca la visita del otro gallego, el Celta. Para evitar los problemas en la medular, el Málaga desplegó una intensa presión en la salida de balón del rival. Así se ahorró sufrimientos en defensa. Y sería una buena manera de paliar en el doble pivote. Además, junta gente voraz en ataque Míchel, así que con esas piezas podría repetir la jugada.

Las maneras, no obstante, no es algo que se le pida a los blanquiazules en este momento. De aquí a que acabe 2017 toca apilar puntos para despedir el año en puestos de permanencia o lo más cerca posible. Habrá algunos duelos clave y este es el primero de ellos. Con el Alavés derrotado ayer, el Málaga podría acostarse hoy a un solo punto de la salvación y antepenúltimo. No es gran cosa y habría que esperar a lo que hiciera mañana el Éibar, si bien se vería el futuro con otro panorama. Sobre todo sabiendo que después habrá que visitar el Bernabéu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios