Málaga C.F.

Competitividad pese al adiós

Competitividad pese al adiós Competitividad pese al adiós

Competitividad pese al adiós

Un día más en la oficina. El Málaga se resiste a colocarse el disfraz de Segunda División, al menos mientras compita en La Liga. En la noche del lunes, le tocaba duelo ante el Betis. El equipo verdiblanco se preparaba para una fiesta en la que se coló un Málaga que opuso mucha resistencia. Comenzó avisando con dos disparos cuando el partido empezaba a desperezarse.

Setién planteó una defensa con tres centrales a los que les costó al principio generar el juego ofensivo desde atrás. El Betis no se encontraba cómodo y no tuvo la fluidez de otros días. El papel protagonista corrió a cargo de los laterales locales que se prodigaron mucho en ataque: Barragán estrellaría un balón en el larguero de Roberto, mientras Durmisi aprovecharía una indecisión de Rosales para empatar el partido.

Pero esto fue justo después de una gran acción ofensiva del Málaga, gran pase de Success al que En-Nesyri se encargó de ganar en la disputa y fusilar al joven Pedro López. Muy poco les duró la alegría a los de Martiricos. A pesar de ello, Roberto no tuvo apenas trabajo y los jugadores de José González siguieron intentándolo llegando incluso a marcar un segundo gol, bien anulado.

Tras el descanso, el Betis, sabedor de lo que se jugaba, metió dos marchas más a su juego e intensidad y se apoderó del balón, sin tampoco grandes lujos dominaba a un Málaga que se mantuvo en pie durante la gran mayoría del partido. Setién inyectó energía al equipo con los cambios para apuntalar el partido. Por su parte, José tardó mucho más de lo esperado. Aguantó el Málaga hasta que Fabián recibió algo libre al borde del área. Colocó un balón con el interior al que Roberto solo pudo estirarse para la foto.

El tramo final fue intrascendente. Un Málaga sin energía moral y sin recursos para hacerle daño a un Betis que exprimía al máximo sus posesiones con carreras de Sanabria y Tello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios